Saltar al contenido

Bizcocho de moras, receta fácil en menos de una hora

¿Estás buscando un postre delicioso, sin ingredientes complicados y sencillos de preparar? Entonces, el bizcocho de moras es tu opción ideal. Y es que, esta receta es la consentida de muchas familias para disfrutar una tarde de merienda. Lo mejor, es que a medida que pasan los días, su sabor se intensifica y se pone más deliciosa.

Por eso, queremos que conozcas la mejor manera de preparar postres con moras naturales, para el máximo disfrute de tus seres queridos. Una opción fácil y rápida de hacer. ¿Te animas? ¡Vamos allá!

Ingredientes del bizcocho de moras

Bizcocho-de-moras

Para comenzar, toma notas de los ingredientes que necesitarás para hornear esta tarta de moras silvestres:

  • 250 g de moras silvestres.
  • 250 g de yogur de moras.
  • 200 g de harina.
  • 3 huevos grandes (190 g aproximadamente).
  • 180 g de azúcar.
  • 16 g de levadura.
  • 160 g de aceite de girasol.
  • 1 cda de azúcar glasé.
  • 1 cdta de sal.
  • Ralladura de limón.

¿Cómo preparar un biscocho de moras silvestres fácil?

pastel-de-moras

Sigue este procedimiento y disfrutarás de tu pastel de moras en menos de una hora:

  1. Selecciona un molde mediano, preferiblemente con forma de rosca.
  2. Precalienta el horno hasta obtener una temperatura de 180°.
  3. Unta mantequilla en el interior del molde, y empolvorea la superficie con un poco de harina.
  4. Coloca los 3 huevos y el azúcar dentro de un bol grande, y bate con ayuda de varillas eléctricas hasta obtener una mezcla uniforme sin grumos.
  5. Ahora, bate el aceite con el yogur de moras en un recipiente aparte.
  6. Vierte el aceite con el yogur dentro del bol que contiene los huevos y el azúcar. Continúa batiendo suavemente.
  7. Tamiza la harina poco a poco dentro del bol, y añade posteriormente la levadura, la sal y la ralladura de limón. Mezcla utilizando la espátula con un movimiento lento y envolvente.
  8. Distribuye las moras silvestres sobre la superficie, procurando que queden repartidas uniformemente.
  9. A continuación, introduce el molde dentro del horno por 35 minutos.
  10.  Para una bonita presentación, coloca el bizcocho sobre una bandeja y tamiza la superficie con el azúcar glasé. Esto le dará un aspecto elegante y fresco.

Trucos y consejos infalibles para preparar una tarta de moras.

No queremos culminar este artículo sin ofrecerte los siguientes tips para que tu bizcocho de moras sea un espectáculo a la vista y paladar.

Si tienes en cuenta cada uno de ellos verás grandes resultados al controlar aspectos fundamentales como la mezcla y el horneado:

Determina el punto de cocción ideal

Cada horno puede variar mucho, por ello el tiempo para concluir cada preparación termina siendo algo relativo. Si deseas saber con seguridad si tu bizcocho de moras está listo, te recomendamos hundir un pincho de madera en el interior. Es importante que, al sacarlo lo veas limpio para tener la seguridad de que ya está listo. En caso de que no, deja algunos minutos más dentro del horno.

Controla la cantidad de aire de la mezcla

Además, debes procurar que tu bizcocho de moras quede lo más esponjoso posible. Para lograrlo, tienes que procesar la masa de manera que contenga suficiente aire. Un truco muy efectivo es apoyar el bol cerca del horno, u otra fuente de calor. Con esto verás cómo se incrementa hasta tres veces el tamaño de la mezcla como consecuencia de la cantidad de gas incorporada.

Agregar la harina adecuadamente es importante para una textura perfecta

bizcocho-de-moras-esponjoso

Otro aspecto que debes tener en cuenta, es la correcta incorporación de la harina. Si no tienes suficiente cuidado al batirla, la mezcla perderá el aire y el biscocho quedará pesado. La forma correcta de hacerlo, es tamizar la harina sobre la preparación en tres partes, removiendo cada tercio con una espátula suavemente hasta disolver los grumos.

Prohibido abrir la puerta antes de tiempo

Como regla de oro al hornear bizcochos, te recomiendo evitar abrir la puerta del horno, por lo menos hasta que haya transcurrido 3/4 partes del proceso. Después de esto, puedes abrir con tranquilidad para echarle un ojo y verificar su cocción. Y si observas que la superficie se está dorando más de lo deseado, puedes controlarlo cubriendo la parte superior con papel aluminio hasta terminar.

Ahora bien, ya que has culminado este exquisito bizcocho de moras, no queda más que disfrutarlo con tus seres queridos. Puedes acompañarlo con tu bebida favorita en tardes de meriendas, o incluso en el desayuno. Además, si deseas probar otra variante, añade un poco de chocolate bíter y seguro disfrutarás el contraste de sabores. ¡Anímate a probarlo!