Saltar al contenido

Cómo hacer torrijas de miel

Cómo hacer torrijas de miel

Hay recetas que son sinónimo de la gastronomía de un país e incluso sus fiestas, un ejemplo son las torrijas de miel.

Una receta que se prepara con frecuencia durante la Semana Santa y que tiene un sitio seguro dentro de la repostería española.

Pero ¿Qué pasa si la quieres probar fuera de temporada o en otro país?

¡Calma! Aquí te traemos la receta más fácil y sencilla para preparar este exquisito postre.

Ingredientes para hacer receta torrijas con miel

Ingredientes para hacer receta torrijas con miel
  • Pan de barra grande
  • 3 huevos
  • 60 ml de agua
  • 200 ml de miel
  • 500 ml de leche
  • Canela en rama
  • Limón
  • Aceite de oliva

Para aprender cómo hacer torrijas de miel tienes que entender que es una receta que se prepara en tres actos.

Acto 1: Preparación de la leche

La preparación de la leche es primordial para que el resultado tenga ese sabor característico con notas de canela y limón.

Para iniciar, vertemos medio litro de leche en una olla profunda y le agregamos un trozo de piel de limón. Si deseas un sabor más interesante, puedes agregar un trozo de piel de naranja.

Ponemos a fuego bajo y agregamos un palo de canela.

Sin apartar nuestra vista del cazo, esperamos a que hierva y apenas rompa, la retiramos de la cocina.

Resérvala en un lugar fresco.

Acto 2: Preparación de las torrijas

En un bol, casca los huevos y bátelos hasta que se integren por completo.

Toma la barra de pan y córtala en rebanadas. Lo aconsejado es que sean un 1 centímetro de espesor, pero siempre dependerá de tu gusto.

Puedes comprar pan espacial para torrijas y los resultados será aún mejores.

En una sartén, coloca una buena cantidad de aceite y colócalo en tu cocina a fuego medio. Espera que se caliente antes de iniciar la producción de las torrejas.

Cuando el aceite esté caliente, toma una rebanada de pan y remójala en la leche. Sácala y pásala por el huevo batido.

Asegúrate que se impregnen bien con ambos ingredientes.

Coloca la rodaja de pan en el aceite, mientras repites el proceso con otras torrijas.

No desatiendas las torrijas de miel, dale la vuelta cuando se dore y sácala cuando tengan un provocativo color dorado.

Apenas salgan de la sartén, colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite que podrían tener tus torrejas de miel.

Acto 3: Almíbar de miel y presentación

Al aprender cómo hacer torrijas de miel nos podemos preocupar por el almíbar, pero en realidad es un paso que no requiere un esfuerzo superior a la preparación de las torrijas.

En un cazo pequeño, vierte el agua y la miel, remueve un poco para que se vayan integrando.

Ponla en la cocina a fuego medio-bajo durante unos minutos.

Remuévela con una cuchara, cada cierto tiempo, verifica qué tan espesa se encuentra el almíbar y cuando encuentre el punto de densidad que deseas, la retiras de la cocina.

Coloca las torrijas en una fuerte profunda y báñalas con el almíbar.

Espera que se enfríen antes de degustar este exquisito postre español.

Cómo hacer torrijas de miel más deliciosas

Cómo hacer torrijas de miel más deliciosas

Las torrijas son muy fáciles de hacer, pero también tienen sus trucos para que te queden todavía más divinas.

¿Conoces eso de que hay recetas que saben mejor al día siguiente? Es una máxima que definen a las torrijas de miel, si controlas tus ganas de comerlas, hasta el día siguiente, encontrarás un sabor más intenso.

Para que las torrijas estén más jugosas, voltéalas con frecuencia para que absorban el almíbar por ambas partes.

¿Deseas que queden más jugosas todavía? Solo debes preparar el doble de la cantidad de miel, con el mismo procedimiento que te indicamos aquí.

Otras formas de preparar torrijas de miel

Otras formas de preparar torrijas de miel

Por supuesto, al investigar cómo hacer torrijas de miel debes haberte encontrado con algunas variantes a esta receta, que es la más tradicional.

Existen unas que agregan un tercio de taza de vino blanco a la preparación inicial que hacemos con la leche. Así, tendrás un sabor mucho más destacado y delicioso.

El procedimiento es el mismo, lo único que debes hacer es remojar las rebanadas de pan en la mezcla de leche, limón, canela y el vino blanco.

Atrévete a descubrir un sabor único de una receta tan nuestra.