Saltar al contenido

Prepara croquetas de pollo asado deliciosas

Prepara croquetas de pollo asado deliciosas

¿Estás en la búsqueda de las croquetas perfectas? No dejes de preparar estas deliciosas croquetas de pollo asado.

Son una adaptación de esta clásica receta culinaria que combina la jugosidad del pollo asado, con la cremosidad propia de una croqueta.

Prepara estas croquetas siguiendo el sencillo paso a paso que tienes a continuación. Te aseguramos que no podrás dejar de comerlas y consentir a tus seres queridos.

Ingredientes para cocinar croquetas de pollo asado

La mezcla de unas croquetas de pollo tiene que tener el sabor y la consistencia adecuada.

Para ello necesitas: 350 gramos de carne de pollo asado, un litro de leche, 175 gramos de harina de trigo, 30 gramos de mantequilla, una cebolla grande, 75 mililitros de aceite de oliva, nuez moscada, sal y pimienta.

Por cierto, no olvides tener huevos y pan rallado para que tus croquetas tengan la capa crujiente que las caracteriza.

Paso a paso: croquetas de pollo asado

Paso a paso: croquetas de pollo asado

Para comenzar, coge tu pollo asado y córtalo en pequeños trozos antes de colocarlo en tu picadora o batidora.

Reserva la carne de pollo asado y empieza a cocinar la cebolla que le dará el sabor a tu receta, la recomendación es que las cortes en julianas. 

Toma una sartén y colócala a fuego bajo, espera que se caliente y agrega aceite de oliva virgen extra. Añade la cebolla cortada, espera a que dore y cuela el aceite en el cazo donde prepararás la mezcla de tus croquetas.

Toma la cazuela con el aceite y calienta a fuego medio, añade la mantequilla y la harina. Remueve los ingredientes hasta que la harina esté tostada y agrega la nuez moscada, sal y pimienta al gusto.

Sin retirar el cazo del fuego, añade el litro de leche caliente y remueve hasta que no queden grumos en la masa. Es recomendado que lo haga poco a poco, así te aseguras de tener la contextura que desees.

Cuando la bechamel tenga una textura espesa, añade el pollo procesado y mezcla hasta obtener una masa homogénea.

Déjalas reposar antes de continuar

Déjalas reposar antes de continuar

Una vez que añadas el pollo en la mezcla, verifica que esté bien de sal y deja reposar la masa de las croquetas cubiertas con papel film.

Permite que la masa repose a temperatura ambiente si no la vas a preparar de inmediato. Si necesitas cocinarlas rápido, introdúcelas en el refrigerador para que baje su temperatura.

Ya con la temperatura deseada, coge una cucharilla de postres y toma una breve porción de mezcla. Ayúdate con las manos para darle una figura ovalada.

Si prefieres no utilizar las manos, apóyate con dos cucharas o una manga pastelera con una boquilla amplia para darles la forma tradicional a tus croquetas.

Fríe las croquetas de pollo asado como un chef

Fríe las croquetas de pollo asado como un chef

Para que las croquetas tengan una capa crujiente, rebózalas en huevo batido y cubre con pan rallado. Asegúrate de que estén bien cubiertas para una cocción uniforme.

Antes de freír las croquetas de pollo asado, deja que el aceite se caliente.

En una cazuela, vierte el aceite de tu preferencia y coloca a fuego medio para que se caliente rápido. 

Al alcanzar la temperatura deseada, puedes comenzar a colocar tus croquetas para que se cocinen.

Retira las croquetas del aceite cuando estén doradas y colócalas sobre una fuente con papel absorbente para que elimine el exceso de aceite.

Recuerda que tus croquetas de pollo están cocidas, solo debes esperar a que se genere la capa crujiente que tanto nos encanta para sacarlas del aceite.

Consejo para que no falles al cocinar croquetas

Como toda receta, nunca está de más tener algunos consejos que faciliten su preparación.

¿Te preocupa que te sobren croquetas de pollo asado y se pierdan? Tienes la opción de congelarlas. Solo tienes que moldearlas, colocarlas sobre una bandeja y cubrirlas con papel film.

De esta forma, solo tendrás que retirarlas del congelador y freírlas en una próxima ocasión.

Si buscas una mayor cremosidad, el queso es tu aliado. Añadir algunos trozos de quesos no solo aportan textura, también complementan el sabor.

Otro punto importante es el reposo de la mezcla, si la dejas durante la noche dentro del frigorífico tendrás una explosión de sabores garantizada y tu masa será más noble al momento de cocinarlas.

Para el rebozado de las croquetas te recomendamos repetir el proceso, por lo mínimo, una vez para tener un mejor dorado y crujiente.

Así mismo, al freírlas lo mejor es no colocar muchas croquetas al mismo tiempo para no reducir la temperatura del aceite y evitar que se abran.

Todo listo, te deseamos mucha suerte y ¡buen provecho!