Saltar al contenido

Gambas Panko al Curry (con mayonesa de wasabi)

Buenas a todxs!!! En esta ocasión, haremos una receta que podemos servir como entrante o aperitivo. El resultado es muy vistoso, por supuesto delicioso, y muy fácil de preparar. De verdad: si sabéis preparar unos filetes de pollo empanado, sabréis preparar esta deliciosa receta. Dependiendo del producto que uséis, será más o menos económica. Si usáis unas buenas gambas, mejor será el resultado (aunque, sinceramente, si el producto es bueno, no merece la pena elaborarlo de esta manera). Yo suelo usar gambón congelado, mucho más económico (lo compro congelado y lo dejo en el frigorífico 1 ó 2 días). Es una buena forma de servir “gambas” en una comida con amigos sin tener que rehipotecar vuestra vivienda. Se sorprenderán y os mostrarán un agradecimiento eterno de la mejor forma que se les ocurra. Y nada más lejos de la realidad: es un plato económico. Espero que ninguno me esté leyendo…

Ingredientes:

  • Gambas (o gambón)
  • Panko (pan rallado japonés)
  • Huevo
  • Aceite para freír
  • Curry
  • Sal y Pimienta
  • Picante (Opcional)

Para acompañar:

  • Mayonesa
  • Wasabi

Elaboración:

Pelamos las gambas y les quitamos el intestino (sobre todo si usáis el gambón que os decía). Podemos guardar las cabezas para hacer un fondo de marisco. Yo incluso las he llegado a congelar de nuevo si no voy a prepararlo en el día, y aún no han venido de sanidad a desterrarme -de momento-.

Salpimentamos y añadimos curry al gusto. A nivel personal, me gusta darle un punto picante en este paso, pero eso ya como consideréis.

Pinchamos las gambas con brochetas de bambú -lo que nos facilitará su fritura-, y las pasamos por huevo batido.

Las rebozamos con Panko, un pan rallado típico de Japón mucho más grueso y crujiente. Cada vez es más fácil encontrarlo fuera de tiendas especializadas, por ejemplo durante la semana asiática de unos supermercados alemanes que no diré el nombre para no publicitar gratuitamente a Lidl o Aldi (Ups!).

Freímos en abundante aceite caliente (yo uso aceite de semillas, ya que el aceite de oliva le aportará un sabor demasiado intenso) y retiramos a un papel absorbente cuando el Panko coja un color dorado. Si queréis darle un toque exótico, podéis espolvorearle coco rallado. Ese ligero dulzor le aportará un toque sorprendente.

Para la salsa:

La forma fácil y rápida de hacer mayonesa de wasabi no puede ser más sencilla: Una cucharada sopera de Mayonesa y una cucharadita de café de pasta de wasabi (por supuesto podéis modificar esa proporción al gusto). La forma más complicada, la publicaré más adelante, aunque os anticipo que la fácil para nada desmerece a la otra, y podemos preparar muy poca cantidad. El wasabi lo podéis comprar en el mismo sitio que el panko, o bien aprovechando los sobres que te dan en algunos sitios con el sushi -si sois aficionados-.

Otras opciones de salsa que van genial con esta receta puede ser salsa agridulce (pero la de los tropezones), una mayonesa “tuneada” con ralladura de lima y jengibre, salsa rosa, una salsa de soja y mango… Lo que se os ocurra! Yo iré subiendo poco a poco todas estas recetas, así que estad atentos ;).

Para servirlo, yo suelo hacerlo en vasos de cava, aunque en este caso, los palos de las brochetas me recordaron a unos remos y no he podido resistirme a servir unos pocos en unas barquitas de madera.

Como facilitarlo (aún más):

  • Si no queréis, no limpiéis el gambón (aunque os lo recomiendo)
  • Si no encontráis Panko, también se puede hacer con pan rallado normal.
  • También os facilitará la tarea no hacer las brochetas.

Más fácil imposible, verdad?? A ver si os animáis a hacerlas y me lo contáis en los comentarios. Nos Vemos!!!