Saltar al contenido

Lasaña de berenjenas revueltas

¿A quién no le gusta una buena lasaña? Si tú eres como nosotros y eres fan de la lasaña, esta receta te encantará, prepara tus manos y abre la despensa porque en un segundo te diré todo lo que necesitas para preparar esta delicia. ¿A punto? ¡Vamos!

Ingredientes

  • 3 berenjenas grandes (de unos 400 gramos cada una).
  • 3 cebollas.
  • 6 dientes de ajo.
  • 1 manojo de salvia fresca.
  • Aceite de oliva.
  • 1 cucharadita de hojas de chile seco.
  • 1 limón.
  • 2 latas de tomates de ciruela de calidad.
  • 80 gramos de queso Cheddar madurado.
  • 80 gramos de queso Parmesano.
  • 300 gramos de láminas de lasaña frescas.
  • 50 gramos de almendras escaldadas.

Información adicional

  • Tiempo: 1 hora y 35 minutos.
  • Raciones: 6 personas.

Ahora que lo tienes todo listo, llega la hora de la verdad, ¡desenfunda!

Preparación del plato

  1. Coloca una cacerola grande poco profunda en el fogón, con unos 250ml de agua.
  2. Corta por la mitad las berenjenas (a lo largo) y colócalas en la sartén.
  3. Pela y corta en cuartos las cebollas y añádelas a las berenjenas.
  4. Ahora tapa la sartén con una tapadera y cocínalo durante 20 minutos.
  5. Mientras tanto, pela y corta en tiras finas los ajos y coge las hojas de salvia.
  6. Precalienta el horno a 200º.
  7. Quita la tapa y cuando el líquido ya se haya cocinado, haz un pozo en el centro, añade 3 cucharadas soperas de aceite, de ajo, de hojas de chile y casi todas las hojas de salvia.
  8. Ahora ralla la cáscara de limón y ponla dentro.
  9. Cuando se haya dorado, estruja ahí dentro también los tomates.
  10. Echa dos latas de agua y que hierva durante 20 minutos, agitándolo de vez en cuando.
  11. Quítale el calor a la sartén, ralla los quesos dentro de la misma y busca la perfección echándole sal marina y pimienta negra.
  12. Quítale las láminas de lasaña y mézclalo todo bien para cubrir y separar.
  13. Ahora pon un par de láminas de lasaña encima para crear una capa superior.
  14. Golpea las almendras hasta que se queden finas y frota las hojas de salvia restantes con aceite y rocíalo por encima.
  15. Usa la parte de abajo de una cuchara para crear algunos huequitos y cocínalo durante 25 minutos o hasta que esté dorado y con burbujas.

¡Pues eso es todo! Disfruta de vuestra comilona. Para acabar puedes darle un toque acompañándola con una ensalada y recuerda que puedes usar pasta sin gluten, de hecho puedes usar cualquier tipo de pasta que te guste.