Saltar al contenido

Macarrones a la carbonara

Los macarrones a la carbonara son un plato italiano tradicional, a continuación tienes la receta original, no como esa que nos sirven en restaurantes, que a pesar de estar muy buena, no es la receta italiana tradicional.

Cuando leas la receta te darás cuenta de que te digo el punto exacto que hay que darle para que quede bien cremoso y sabroso, y no hace falta que eches nata, sino que con un par de huevos y un buen queso italiano, verás que la receta mejora muchísimo. Aquí tienes los ingredientes:

Ingredientes para la receta de macarrones a la carbonara:

  • 500 gramos de macarrones.
  • 2-3 huevos.
  • 70 gramos de queso (pecorino o parmesano, el que prefieras).
  • Sal y pimienta negra recién molida.

Información adicional

  • Tiempo: 20-25 minutos
  • Raciones: 4 personas.

Preparación del plato

  1. El primer paso es cocer la pasta; pon agua en una olla, la justa para que solo cubra la pasta y una con la medida de una cuchara de postre le echas sal. Una vez hayas hecho esto, sube la temperatura al máximo hasta que empiece a hervir.
  2. Cuando ya esté hirviendo, añades los macarrones y espera a que vuelva a hervir. Cuando lo haga, los dejas cociendo el tiempo que marque en el paquete y cuando haya pasado, escúrrelos.
  3. Mientras tanto, corta la panceta en tiras finas y saltéala en una sartén a fuego medio hasta que se ponga doradita.
  4. Ahora coge un bol, coge los huevos y los bates, luego rallas el queso y lo echas con el huevo. Remuévelo y cuando ya lo hayas removido bien, le echas un poquito de pimienta negra molida. Vuelve a mezclarlo todo para que se junten bien los ingredientes.
  5. Y aquí viene el punto exacto que te dije antes. Cuando estén listos los macarrones (y sigan calientes) los pones de nuevo en la olla donde los has cocido y le echas la panceta y la mezcla de huevo, queso y pimienta que has hecho hace un momento. Remuévelo suavemente para que se distribuya bien por toda la comida. Haciendo esto, harás que el plato quede cremoso, pero no crudo.

¡Y ya está! Ha sido fácil, ¿verdad? Ahora sirve el plato inmediatamente, ya que perderá conforme se vaya enfriando, al estar el huevo cremoso aún.
Si crees que lo necesita, puedes echarle un poquito más de pimienta negra por encima. ¡A comer!