Saltar al contenido

Receta de paella valenciana paso a paso

Receta de paella valenciana paso a paso

Cada nación tiene algo que la distingue: música, cultura, gastronomía… Muchas veces, no es una, sino más de una característica lo que nos hace únicos, en nuestro caso, la paella valenciana es una de nuestras insignias. Todos conocemos las típicas discusiones sobre cómo hacer la verdadera paella valenciana: los ingredientes correctos, qué tipo de arroz hay que usar o el recipiente donde cocinarlos.

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Arroz de Valencia publicó los ingredientes que se deben utilizar en una paella valenciana, todo lo que está fuera de esa lista es una versión del plato estrella de nuestra gastronomía. Una lista sencilla y precisa. No admite más ni menos. ¿Deseas conocer cómo se cocina una deliciosa paella valenciana? Siéntate cómodo y hagamos este viaje de descubrimiento por la receta original de la paella valenciana.

Ingredientes paella valenciana

Ingredientes paella valenciana
  • 250 g de arroz D.O. de Valencia
  • 500 g de pollo
  • 250 g de conejo
  • 3 hígados de pollo
  • 180 g judías verdes
  • 100 g garrofón
  • 200 g tomate
  • Pimentón dulce
  • Azafrán
  • Romero
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Limón
  • Colorante
  • Sal
  • Agua

Pasos para cocinar auténtica paella valenciana

Pasos para cocinar auténtica paella valenciana

El primer paso será cocinar las carnes. Para ello, debes tener una paellera de 36 cm, una vez en el fuego, agrega un chorro de aceite de oliva virgen extra y déjalo a fuego medio hasta que esté muy caliente, sin llegar a quemarse.

Mientras se calienta, añade una pizca de sal al pollo y conejo, que previamente debes picar en piezas. Cuando veas que las carnes comienzan a dorarse, agrega los hígados de pollo. Remueve con cuidado, tiende a salpicar. Agrega otra pizca de sal y deja cocinar los ingredientes hasta que estén dorados.

Es el momento de agregar el garrofón a la preparación de tu. Es importante que el garrofón esté hidratado. Si tienes garrofón seco, déjalo sumergido en agua durante toda la noche anterior a la preparación de tu paella.  Toma las judías verdes, retira ambas puntas y corta en tres partes. Añadimos las judías picadas a nuestra preparación. Ajustamos el sabor con otra pizca de sal.

Ralla los 200 g de tomate fresco e incorpóralo a la paellera. Remueve con cuidado para que se vayan integrando todos los sabores. Continúa sofriendo las carnes con verduras.

Segunda etapa de la preparación

Abre un espacio en la paellera y coloca una cucharadita de hebras de azafrán. Las dejamos tostar unos segundos y procedemos a remover para que se integre a los demás ingredientes. Mientras removemos el azafrán, vamos incorporando media cucharadita de pimentón dulce. 

¡Es el momento de agregar el agua! Incorpora litro y medio de agua a la preparación. Si utilizaste una paellera del tamaño recomendado, debes llegar a cubrir los remaches que fijan las asas a la paellera. Dejamos de remover y esperamos a que hierva. Apenas rompa a hervir, agregamos el colorante a nuestro gusto y unas ramas de romero. Permitimos que esta preparación se cocine durante unos 25 minutos.

Etapa cumbre: ¡Agregamos el arroz!

Antes de agregar el arroz, retiramos las ramas de romero, ya que durante la cocción, habrá aportado todo su sabor. Probamos y -en caso de ser necesario- agregamos otra pizca de sal. Agregamos el arroz, repartiéndolo de forma uniforme por toda la paellera. 

Aquí estamos en un momento cumbre, que definirá la calificación que le darán a tu plato. El arroz debe quedar perfecto. ¿Cómo lo consigues? Prestando máxima atención a los tiempos de cocción. El tiempo total de cocción del arroz es de 18 minutos, de los cuales: 5 minutos debe ser a fuego fuerte y 13 minutos a fuego medio o bajo, dependiendo del poder de la llama.

Al finalizar el tiempo estipulado, apagamos nuestra paella, la cubrimos con paños de cocina (algunos se inclinan por el papel de aluminio) y la dejamos reposar durante 5 minutos. También se acostumbra a tapar con papel periódico. En este tiempo, los sabores se entremezclarán e intensificarán dentro de tu paellera. Al terminar el reposo, sirve decorando con una rama de romero fresco y una rodaja de limón.

Claves para cocinar una paella perfecta

Claves para cocinar una paella perfecta

Como todo plato, hay secretos en su preparación que nos garantizará sin lugar a dudas el éxito. La paella no está exenta de estos trucos y aquí te los contamos.

Arroz para paella

El protagonista de la paella es el arroz y existen muchos tipos de arroz. El recomendado para la preparación de nuestro plato estrella es el denominado: arroz bomba, caracterizado por absorber mucha agua y por tener un grano medio corto. El inconveniente es que este arroz suele ser más caro que otros tipos. Sin embargo, los resultados serán increíbles.

Olvídate de la cebolla

Aunque seas amante de la cebolla y tengas la tentación de incorporarla a tu paella, debes saber que es una mala decisión. Al cocinar la cebolla, despedirá jugos que provocarán que se abran los granos de arroz exploten, lo que nos dará una textura muy diferente a la que estamos buscando.

Arroz: ¿Lo rehogamos?

Aquí todo depende del gusto de cada persona.  Hay quien prefiere rehogar el arroz y luego agregar el agua. Otros esperan que la preparación hierva y los sabores se concentren para incorporar el arroz en la paellera. El secreto real está en respetar los tiempos de cocción.

Sofrito perfecto

Para hacer el sofrito ideal, sigue el paso a paso al pie de la letra:

  • Coloca la paellera a fuego fuerte en la cocina.
  • Agrega aceite de oliva virgen extra y espera que se caliente.
  • Incorpora las carnes y espera que doren.
  • Con las carnes empiecen a dorarse, incorpora uno a uno los vegetales.
  • Remueve al final de cada incorporación.

Cuando las carnes estén doradas como las deseas, continúa con la receta.

Tamaño de la paella y el fuego

Paella es la palabra que se usa en Valencia, el lugar del que proviene la comida, para nombrar al recipiente donde se cocina el alimento. Se trata de un recipiente metálico, plano y redondo donde se cocina la paella. Aunque parezca un poco confuso, solo tienes que aprender que tanto el nombre del plato como el recipiente donde se cocina se llaman igual: paella.

Lo cierto es que no sirve cualquier paella, siempre debe ser más ancha que alta. La idea es que el arroz se pueda distribuir en una capa lo más fina posible, ayudando a obtener una cocción homogénea de todo el plato. El tamaño de la paella dependerá de la cantidad de raciones que deseamos preparar. Toma en cuenta el cuadro siguiente:

1 persona Paella de 30 cm
2 personas38 cm
3 personas42 cm
4 personas50 cm

Por su parte, el fuego debe ser grande, para que caliente toda la paella de forma homogénea y el calor se distribuya de forma correcta.

Otros tipos de paella, igual de deliciosos 

Otros tipos de paella, igual de deliciosos

Paella de marisco

En este caso, se sustituye el pollo y conejo, también el garrofón, por mariscos de diversos tipos. Esta versión está tan arraigada y difundida en el mundo que muchos piensan que la paella siempre lleva mariscos.

Paella de pollo

Para los amantes del pollo o quienes no disfrutan la carne de conejo, está la versión de paella de pollo. La preparación es la misma de la receta original, solo que se elimina el conejo de las carnes.

Paella carne y mariscos, mar y tierra o mixta

Esta es una de las combinaciones más explosivas, pues une lo mejor de todos los mundos. Incorpora el pollo, conejo y mariscos en el mismo plato.

Por último, nos gustaría hacer mención de la Fideuá, una receta que se asemeja mucho con la paella sin llegar a ser considerada como tal. Sin embargo, muchas personas consideran que la Fideuá es una paella en la que se sustituye el arroz por la pasta.