¿Puedes congelar el pudín de plátano?

El budín de plátano no es un postre para preparar y congelar para su uso posterior, ya que las capas que lo componen no se congelan bien.

¿Pero puedes congelar el budín de plátano? Sí, puedes congelar el budín de plátano si no quieres tirar las sobras de tu postre recién hecho. La congelación afecta la textura y la apariencia del pudín, pero con la técnica correcta de congelación y descongelación, estos cambios pueden minimizarse.

Continúe leyendo para obtener instrucciones paso a paso para congelar el pudín de plátano.

También aprenderá cuánto durará el budín en el congelador, cómo descongelarlo correctamente y qué más puede hacer con las sobras del budín de plátano si decide no congelarlas después de todo.

¿Se congela bien el pudín de plátano?

El pudín de plátano consiste en unas cuantas capas de pudín de vainilla, galletas u obleas y rodajas de plátano. La capa final es crema batida o merengue.

Compuesto por tantos ingredientes que no se congelan bien por sí solos, no hace que el pudín de plátano sea adecuado para congelar, especialmente a largo plazo.

Esto es lo que puede esperar al congelar el pudín de plátano:

  • Las natillas no se congelan bien y tienden a separarse una vez descongeladas.
  • Las rodajas de plátano se vuelven blandas y se vuelven marrones.
  • Las galletas y las obleas absorben la humedad, lo que hace que el budín de plátano pierda su característica más atractiva: las diferencias de textura que hacen que el budín de plátano sea tan espectacular.

En cuanto a la nata montada, algunas personas afirman que se congela bien. Pero esto es cierto solo para la crema batida espesa congelada en porciones pequeñas.

En el caso del budín de plátano, la crema batida es la capa final del postre. Está ahí para equilibrar la dulzura y la gente tiende a usar bastante. Entonces, tampoco esperes que la crema batida se congele bien.

El contenido de agua en el budín de plátano es alto y los ingredientes no se congelan bien. Por lo tanto, el pudín de plátano no tendrá la misma consistencia y suavidad una vez que lo vuelvas a descongelar.

Dicho esto, si está eligiendo entre dejar que las sobras de su pudín de plátano se desperdicien y almacenarlas en el congelador, definitivamente opte por la segunda opción.

Teniendo en cuenta que guardar el pudín de plátano en el frigorífico tampoco es la mejor idea, ya que el pudín absorbe fácilmente los sabores de los alimentos que lo rodean, la congelación es en realidad una opción de almacenamiento bastante razonable.

Entonces, puedes congelar el budín de plátano. Sin embargo, debes saber cómo hacerlo bien para minimizar los cambios de textura y sabor.

Además, reduzca sus expectativas, ya que el budín de plátano congelado y descongelado no sabe tan bien como cuando está recién hecho.

Cómo congelar pudín de plátano

El budín de plátano no es un postre que se haga de antemano y se guarde en el congelador. Pero si siempre terminas con sobras de budín de plátano, hay cosas que debes cuidar primero, comenzando por el proceso de preparación del postre.

Siga estos pasos para congelar el budín de plátano con el mayor éxito posible:

  1. Prepare los ingredientes del budín, incluidas las natillas, la crema batida y las galletas que usará.
  2. Rebana los plátanos. Antes de agregarlos a las capas de budín, cepille las rodajas con jugo de limón. El contenido ácido del jugo de limón ralentizará el proceso de oxidación. Los plátanos no se pondrán marrones tan pronto como descongeles el postre. El budín de plátano descongelado no se ve muy atractivo. Las rebanadas de plátano marrón solo harán que se vea peor.
  3. Coloque los ingredientes en capas de la manera que desee.
  4. Saca todo el pudín que quieras congelar en un recipiente hermético. Usar un recipiente con una tapa hermética es clave, ya que evitará que el budín se queme en el congelador y absorba los olores del refrigerador.
  5. No sobrellene el recipiente. Deje una pulgada de espacio entre el budín y la tapa. A medida que el budín se congela, se expande.
  6. Coloque un trozo de envoltura de comida sobre el pudín antes de poner la tapa. Esto evitará que se seque la última capa del budín.
  7. Cubra el recipiente con la tapa. Envuelva el recipiente con papel film para que no le entre aire al budín.
  8. Etiquete el recipiente con la fecha.

Nota: Cuanto más fresco congele el budín, mejor. Este es uno de los pasos clave para prevenir cambios importantes en la textura y el sabor. No refrigere el postre y transfiéralo al congelador después de dejarlo reposar en el refrigerador durante unos días.

¿Se puede congelar el budín de plátano comprado en la tienda?

Sí, puedes congelar el budín de plátano comprado en la tienda. La técnica de congelación es la misma que con el budín casero.

Pero hay dos cosas a tener en cuenta. Primero, transfiera el budín de plátano comprado en la tienda a un recipiente hermético y solo luego congélelo.

En segundo lugar, asegúrese de etiquetar el recipiente con la fecha de caducidad impresa en el embalaje original.

Congele el budín de plátano en porciones más pequeñas si sabe que no necesitará descongelar una gran cantidad más tarde. No vuelvas a congelar el budín de plátano, ya que no solo es peligroso, sino que también afectará en gran medida su consistencia.

Cómo descongelar pudín de plátano

Saber cómo descongelar el pudín de plátano es tan importante como saber cómo congelarlo correctamente.

Para que el budín de plátano descongelado no se convierta en un desastre, debes descongelarlo gradualmente y no exponer el budín a cambios drásticos de temperatura.

Para descongelar el budín de plátano, transfiéralo del congelador al refrigerador y déjelo allí durante la noche. Si ha congelado el budín en porciones pequeñas, tardará menos horas en descongelarse y ablandarse.

Si tiene prisa, puede intentar acelerar el proceso de descongelación sumergiendo el recipiente con pudín en agua. Evite usar agua tibia o caliente para descongelar el budín.

Nunca descongele el budín de plátano en el microondas. Si bien hará el trabajo, el microondas convertirá el pudín en papilla y afectará fuertemente la textura del pudín de vainilla.

Además, el microondas puede calentar el budín. Y el budín de plátano se sirve mejor frío.

¿Cuánto dura el pudín de plátano?

El pudín de plátano no tiene una vida útil larga. Almacenado en el refrigerador, el budín de plátano se mantendrá bien durante unos 3 días.

El congelador extiende la vida útil del budín de plátano a un máximo de 14 días. Sin embargo, cuanto antes descongeles y comas el budín, mejor.

Si la temperatura en su congelador es estable, el budín se mantendrá seguro por más tiempo, pero lo más probable es que no disfrute de su sabor y textura.

Cuando congele un budín de plátano comprado en la tienda, siga la fecha de vencimiento impresa en el empaque. Puede mantener el budín casero fresco en el congelador durante 2 semanas.

Cuando congele pudín comprado en la tienda con una vida útil de 5 días, es mejor congelarlo solo durante 5 días.

¿Cómo saber si el budín de plátano es malo?

Como el budín de plátano contiene ingredientes tan perecederos como la leche y otros productos lácteos, siempre debe inspeccionarlo de cerca antes de comerlo.

En primer lugar, eche un buen vistazo al pudín. Si ve alguna decoloración (además de los plátanos dorados) o crecimiento bacteriano en el recipiente, deséchelo.

En segundo lugar, huele el pudín. Si el budín huele raro, errar por el lado seguro y no comerlo.

Y por último, si el budín se ve y huele bien, pruébalo. Si el budín ya no es dulce pero tiene un sabor agrio o amargo, deséchelo.

¿Qué más puedes hacer con el pudín de plátano sobrante?

Si congelar el pudín de plátano sobrante no parece funcionar para usted, hay otras formas de usar las sobras.

Esto es lo que puedes hacer con el budín de plátano sobrante.

1. Paletas de pudín de plátano

Lo más fácil que puede hacer con el budín de plátano sobrante es triturarlo y combinarlo con leche. Mezcle hasta que quede suave.

Vierta la mezcla en moldes para paletas. Golpéalo contra la mesa para liberar las burbujas. Inserte los palitos a la mitad de los moldes y congele las paletas de budín de plátano hasta que estén sólidas.

Luego puede experimentar con las paletas sumergiéndolas en chocolate derretido y superponiéndolas con hojuelas de coco, nueces, chispas de colores, etc.

2. Pan de plátano con un toque

Puede que no seas bueno horneando pan de plátano desde cero. Pero con el budín de plátano sobrante, las cosas son mucho más fáciles.

Todo lo que necesita hacer es forrar un molde para pan con papel pergamino y verter las sobras del pudín, junto con los huevos, el azúcar y el jarabe de vainilla. Mezcle bien hasta que esté completamente combinado.

Cubra la mezcla con cubos de pan y déjelos absorber un poco de humedad. Hornee el pan de pudín de plátano sobrante en el horno a 325 ° F. Hornear hasta que el pan se dore.

El resultado será diferente al pan de plátano convencional y se parecerá más a un budín. Sin embargo, el sabor ciertamente estará allí.

El pan de plátano también dura mucho más que el budín de plátano. De hecho, también puedes optar por congelar tu pan de plátano.

3. Helado de budín de plátano

Si lo que suele hacer es preparar helado o bananas en casa, entonces esta variación con las sobras del budín de banana es algo que le gustará.

Agregue los trozos de pudín de plátano en su helado de vainilla mientras lo bate y mezcle bien para alcanzar una textura suave. Congela el helado hasta que esté sólido y sírvelo con los ingredientes que desees.

A continuación: muffins de plátano sin bicarbonato de sodio

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba