¿Puedes congelar limones? – La mejor manera

Los limones son uno de los cítricos más versátiles que existen. Puede usar limones en cualquier cosa, desde platos dulces hasta salados y ácidos.

Puede infundir sus carnes con un sabor ácido, agregar un poco de acidez a sus pasteles, hacer limonada recién exprimida, agregarla como guarnición o incluso usar limones para conservar otros alimentos por más tiempo. ¡La lista es interminable!

Sin embargo, hay un gran problema que viene con esta fruta en particular: su corta vida útil. La triste verdad es que, como la mayoría de las frutas frescas, los limones pueden echarse a perder rápidamente, incluso con mucha acidez, especialmente si se dejan a temperatura ambiente.

Entonces, ¿puedes congelar limones? Sí, absolutamente puedes congelar limones. Hay varios factores a tener en cuenta cuando planee conservar sus limones, incluso si desea congelarlos enteros, en rodajas o en jugo.

¡Sigue leyendo, porque te diremos cómo congelar tus limones en cualquier etapa a continuación para que nunca te quedes sin esta fruta increíblemente útil a tu lado!

¿Por qué congelar limones?

Sería una pena dejar que algo tan saludable y versátil como un limón lleno de vitaminas se desperdicie. Después de todo, hay una forma efectiva de mejorar su longevidad y asegurarse de que estén fácilmente accesibles para usted en todo momento: congelarlos.

«Una manzana al día mantiene alejado al médico» es como dice el adagio familiar. Sin embargo, si tuviera que reemplazar manzanas con limones, terminaría con un pasaje más preciso.

En un momento u otro, todos hemos experimentado lo útil que puede ser un vaso de jugo de limón cuando te sientes mal. No solo es refrescante, sino que también es muy nutritivo.

Los limones, como probablemente ya sepas, son una especie de superalimento. Vienen llenos de todo tipo de nutrientes y minerales. Esto por sí solo debería ser motivo suficiente para garantizar que sus limones puedan durar el mayor tiempo posible.

No confíe solo en nuestra palabra, a continuación se presenta un desglose del contenido nutricional de un limón:

Valor Nutricional Limón (Cantidad por 100 gramos)

Nutrientes/VitaminasCantidad
calorías29
Grasa total0,3g
Colesterol0 miligramos
Sodio2 miligramos
Potasio138 miligramos
Carbohidratos totales9 gramos
Fibra dietética11% de IDR
Azúcar2,5g
Vitamina C88% de IDR
vitamina B-65% de IDR

*RDI – Ingesta Diaria Recomendada

Como queda increíblemente claro en la tabla anterior, hay una gran cantidad de vitaminas y nutrientes en un solo limón. Además, las cáscaras de limón, a menudo ignoradas, contienen 10 veces más vitaminas que el jugo de la fruta.

Los limonoides, en particular, ayudan a explicar por qué esta fruta es tan beneficiosa para la salud. Los limonoides son compuestos naturales que están presentes en ciertos cítricos como los limones y las naranjas.

Le dan a la fruta su distintivo sabor agrio y sirven como potentes antioxidantes.

Estos beneficios por sí solos deberían hacer que la idea de congelar tus limones sea mucho más práctica y atractiva. Al congelar sus limones, tendrá una fuente conveniente y sabrosa de nutrientes al alcance de la mano.

Preparación de limones para congelar

Antes de profundizar en el proceso real de congelación de limones, también debemos analizar los pasos específicos que debe seguir para prepararlos.

Después de todo, la preparación es crucial si quiere asegurarse de que sus limones se congelen bien sin perder su textura o potencia. Hemos enumerado las preparaciones adecuadas a continuación:

  1. Lávese las manos: antes de hacer algo con el limón, querrá asegurarse de que sus manos estén limpias y agradables. Lavarse las manos es el primer y más importante paso a la hora de manipular alimentos. Recuerde, las manos sucias pueden albergar una gran cantidad de bacterias y toxinas que pueden adherirse a la superficie del limón. Sea tan minucioso como pueda y use un jabón de manos antibacteriano suave con agua tibia mientras se frota las manos.
  2. Frote los limones: si bien la higiene de las manos es importante, también debe asegurarse de que los alimentos que está congelando estén igual de limpios y libres de contaminantes en forma de suciedad y productos químicos. Para esta tarea, necesitará usar un cepillo. Cualquier tipo servirá, aunque un cepillo de dientes o un cepillo de uñas suele funcionar mejor. También hay cepillos para vegetales disponibles que puedes usar para fregar la superficie de tu limón. Solo asegúrese de que esta herramienta se use únicamente para fregar alimentos y no para limpiar platos.
  3. Remoje los limones con una solución de vinagre: este paso es opcional, aunque importante. Una solución de vinagre ayuda a eliminar cualquier residuo de pesticidas de los limones. Después de todo, a veces fregar no es suficiente. Prepara una solución simple compuesta por un 10 % de vinagre y un 90 % de agua. Asegúrate de remojar los limones durante 15 a 20 minutos.
  4. Lave los limones: una vez que haya terminado de fregar y remojar el limón en su solución de vinagre, es hora de darles un buen lavado. Asegúrate de colocarlos bajo un chorro de agua fría mientras lavas minuciosamente cada centímetro.
  5. Seque los limones: lo último que querría es congelar un limón húmedo. Entonces, al lavar la fruta, tome un trapo limpio y seco para limpiar el agua adherida a su superficie. Una toalla de papel también funcionaría bien aquí, aunque puede ser un desperdicio.

Las mejores maneras de congelar tus limones

Ahora que hemos cubierto la forma correcta de preparar su limón para el proceso de congelación, podemos abordar el asunto en cuestión. A continuación se presentan las diferentes formas en que puede congelar esta maravillosa fruta.

Antes de continuar, debe asegurarse de haber seguido los pasos necesarios en la etapa de preparación como se presentó anteriormente.

Congelar limones enteros

Una vez que hayas fregado, remojado y lavado los limones, puedes proceder a congelarlos. Para hacer esto, necesitará bolsas aptas para el congelador. Puede optar por colocar 2-3 limones enteros por bolsa por el bien del espacio y la eficiencia.

Solo asegúrese de etiquetar correctamente las bolsas y asegúrese de que indiquen la fecha de congelación.

Congelar rodajas de limón

Si ya ha cortado sus limones y se pregunta si puede guardar las sobras, aquí le mostramos cómo conservar las rodajas. Al cortar el limón en pedazos de antemano, resuelves efectivamente el problema de la textura blanda de la fruta.

Esto significa que funcionarán mejor como guarnición para cócteles y otros platos. Asegúrate de seguir estos pasos de cerca:

  1. Corte el limón en consecuencia: si aún no ha cortado sus limones, el primer paso es cortarlos en rodajas o gajos, según su preferencia y el uso planeado para ellos.
  2. Precongelación: es fundamental que siga este paso, ya que inevitablemente afectará la forma en que sus limones se congelan más adelante. Coloque sus rodajas de limón en una bandeja para hornear y asegúrese de que estén colocadas de manera uniforme. Luego coloque la hoja en el congelador. Este paso está diseñado para ayudar a que las rodajas de limón individuales se congelen bien. Deje los limones en rodajas en el congelador durante 2-3 horas. Deben salir duros. Verifique si la pulpa de la fruta todavía puede exprimir los jugos. Si no, entonces están perfectamente congelados. Recuerda, saltarte este paso significa que tus rodajas de limón se agruparán y congelarán en un solo bloque inutilizable.
  3. Congelación: una vez que se hayan congelado las rebanadas individuales, ahora puede continuar con el paso final. Coloca los limones en una bolsa apta para el congelador. Debido a que estaban precongelados, no deberían pegarse. Luego, coloca la bolsa en el congelador. Puede abrir la bolsa y sacar las lonchas cuando sea necesario.

No tires todas las rebanadas en una bolsa y digas que está bien. Las rebanadas se congelarán pegadas unas a otras y tendrás que derretir todo el lote solo para llegar a una o dos de ellas.

Congelar jugo de limón

Otra excelente manera de asegurarse de tener acceso a las vitaminas y los nutrientes de los limones es congelar el jugo de limón recién exprimido. Después de todo, una buena taza de jugo de limón es una forma efectiva de comenzar el día.

Tenga en cuenta que el jugo de limón recién exprimido no dura mucho. Incluso si refrigera su jugo de limón, puede cambiar rápidamente en un lapso de dos a cuatro días. Es por eso que la congelación sigue siendo la mejor manera de mejorar su longevidad.

He aquí cómo congelar jugo de limón:

  1. Prepare los limones: preparar los limones es increíblemente importante antes de continuar con los siguientes pasos. Esto significa tomarse el tiempo para limpiar, restregar y lavar los limones antes de rebanarlos y exprimirlos.
  2. Exprima los limones: si tiene un exprimidor de limones o un escariador en su cocina, entonces no debería tener problemas con este paso. Alternativamente, puedes cortar el limón en cuartos y exprimirlo con fuerza. Luego, toma un tenedor y presiona la pulpa para extraer los líquidos restantes. Asegúrate de no dejar ningún fragmento de semilla flotando en él.
  3. Mida el jugo: divida su jugo en porciones de 1 taza. Esto lo ayudará a realizar un mejor seguimiento de su consumo, así como a brindarle mediciones precisas. para platos y recetas.
  4. Vierta en bandejas de cubitos de hielo: una vez que haya medido cuidadosamente la cantidad de jugo de limón que tiene, viértalos cuidadosamente en bandejas de cubitos de hielo. Tenga cuidado de tomar nota de cuántos cubitos de hielo puede hacer con cada taza. Hacer un seguimiento de estos detalles lo ayudará más adelante si planea usar su jugo de limón para ciertas recetas. También puede colocar estos cubitos de hielo de jugo de limón en agua fría para infundirlos con sabor.
  5. Coloque las bandejas en el congelador: una vez que haya clasificado el jugo y lo haya vertido en las bandejas de cubitos de hielo, déjelas reposar durante 2 horas. Este debería ser suficiente tiempo para que el líquido se congele por completo.
  6. Empaque los cubitos de hielo de limón: cuando el jugo de limón se haya convertido en cubitos de hielo, puede proceder a sacarlos de las bandejas. Luego, colóquelos con cuidado en una bolsa apta para el congelador.

Puede sentirse tentado a simplemente verter el jugo de limón en un recipiente para congelarlo, pero verterlo en bandejas de cubitos de hielo es tan importante como separar las rodajas de limón antes de congelarlo por la misma razón.

No querrás tener que desperdiciar todo tu jugo de limón cuando todo lo que realmente querías eran unas cuantas cucharadas. Congelarlos en cubos le permite agarrar lo que necesita cuando lo necesita.

Ralladura de limón congelada

La cáscara de un limón es un aspecto importante de la fruta que a menudo se ignora. Para aquellos que no lo saben, la cáscara se refiere a la cáscara exterior de la fruta, que contiene muchos de sus aceites naturales.

Llevando un rallador a la superficie del limón, quedarán tiras delgadas, llamadas ralladura, que se pueden usar como cobertura o guarnición para productos horneados, sopas, ensaladas y más.

Con demasiada frecuencia, las personas terminan desperdiciando este versátil ingrediente. He aquí cómo congelar la ralladura de limón y evitar este error:

  1. Ralla los limones: toma un rallador o un rallador y extráelo de la superficie de tu limón. Esto significa trabajar en la fruta con la herramienta que elijas hasta que la parte amarilla de la piel se haya despegado en tiras finas.
  2. Transfiera la ralladura de limón a una bolsa apta para el congelador: una vez que haya terminado de quitar la ralladura de los limones, puede proceder a transferirla con cuidado a una bolsa sellable apta para el congelador. Solo recuerde congelar o usar los limones restantes para que no se desperdicie.
  3. Congelar la ralladura: asegúrese de que la bolsa esté debidamente etiquetada. Su etiqueta debe indicar el contenido de la bolsa así como la fecha exacta de congelación. De esta manera, puede realizar un seguimiento cercano de cuánto tiempo ha estado en su congelador.

También debe tenerse en cuenta aquí que tiene la opción de quitar la ralladura de sus limones después de haberlos congelado.

Así lo hacen muchos chefs profesionales, ya que tiende a ser más eficiente y menos desordenado. Esto se debe a que la congelación evita que los aceites de la cáscara salpiquen toda la tabla de cortar.

La lista de recetas que requieren limones o jugo y ralladura de limón es prácticamente interminable. Es por eso que tiene mucho sentido que siempre tengas esta hermosa fruta a mano y lista para usar cuando la necesites.

Si eres más un aprendiz visual, hemos encontrado un tutorial útil para congelar limones y usar limones congelados de Indigo Nili en YouTube. ¡Compruébalo a continuación!

A continuación: ¿Se pueden congelar limas enteras?

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba