Saltar al contenido

▷ Receta Pulled Chicken Original

Hacer un gran tupper de Pulled Pork durante el fin de semana es una manera genial de tener muchas opciones para comidas rápidas durante la noche. Sazonado con ajo, laurel y pimentón, este versátil pollo es delicioso en una gran variedad de platos, desde sándwiches hasta envoltorios de lechuga. Puede desmenuzarla tan pronto como se enfríe y refrigerarla por hasta cuatro días para que esté lista para las comidas de la semana; o puede refrigerar piezas enteras y desmenuzarlas cuando las necesite, lo que mantiene la carne un poco más jugosa.

Ingredientes

  • 3/4 taza de caldo de pollo bajo en sal
  • 1 cucharada de salsa o pasta de tomate
  • 1/4 cucharada de pimentón dulce ahumado
  • 2 dientes de ajo medianos (previamente machacados)
  • 2 hojas de laurel
  • 1 o 1/2 kilo de pechugas o muslos de pollo deshuesados y sin piel, o 2 kilos de pechugas o muslos de pollo con hueso (sin piel)
  • Sal y pimienta negra recién molida

Preparación

En una cacerola resistente de 4 cuartos o en una olla de cocción lenta, bata el caldo de pollo con la pasta de tomate y el pimentón.

Añadir el ajo y las hojas de laurel. Sazone el pollo con 1-1/2 cucharada de sal y 3/4 de cucharada de pimienta y añádaselo a la sartén a fuego lento.

Si se cocina en gas, hierva de fuego lento a fuego medio, remueve de vez en cuando para evitar que el pollo se pegue, sobre unos 5 minutos. Voltee, reduzca el fuego a bajo, tape y cocine a fuego lento hasta que esté muy tierno, aproximadamente 35 minutos para los deshuesados o 45 minutos para los sin deshuesar, dando golpecitos cada 10 minutos más o menos.

Si se usa una olla de cocción lenta, cocínela en alto hasta que esté muy tierna, aproximadamente 2 horas para deshuesada o 3 horas para sin deshuesar, volteándola después de 1 hora.

Pasa el pollo a un recipiente plano grande o a una tabla para cortar; cuele el caldo. Deje enfriar a temperatura ambiente, unos 18 o 25 minutos.

Usando los dedos o las púas de dos tenedores, desmenuce suavemente el pollo en tiras finas, desechando cualquier grasa, cartílago y huesos a medida que avanza. Refrigere la carne y el caldo por separado en recipientes herméticos hasta por 4 días. ¡Y ya tenéis vuestro pulled pork para degustarlo!

En el caso de que necesitéis algo visual, porque os habéis quedado atascados en algún punto, os dejo un video que os lo explicará mejor.