Receta de brownie: preparación y presentación

La receta de brownies es muy sencilla y rápida de preparar, pero el resultado es sensacional y de seguro te encantará, especialmente si eres amante del chocolate. Necesitarás unos pocos ingredientes y unos cuantos minutos para degustar de este postre de chocolate realmente adictivo.

Y es que el brownie es un delicioso postre chocolatoso que se caracteriza por ser un poco húmedo y chicloso por dentro, pero crocante por fuera. Esta combinación, lo convierte en un postre muy particular y placentero al paladar. 

Suele presentarse en cuadritos y combina perfectamente con un helado de mantecado o con unos frutos rojos del bosque y crema batida. Un buen café también le hace perfecta compañía, o simplemente lo puedes disfrutar solo si así te apetece, porque de cualquier forma es un postre estupendo.

Así que sin más preámbulos, ¡vamos a la receta de brownie!

Ingredientes de la receta de brownie

  • 100 gr. de chocolate oscuro con mínimo, 70% de cacao
  • 150 gr. de mantequilla, si es con sal está bien, un pequeño toque de sal realza el sabor del postre
  • 3 huevos
  • 260 gr. de azúcar granulada
  • 125 gr. de harina de trigo todo uso
  • 30 gr. de cacao en polvo tamizado
  • 1 cucharadita de vainilla 

Ingredientes opcionales

  • 50 gr. de nueces u otro fruto seco de tu preferencia
  • 50 gr. de gotas de chocolate oscuro

Cómo preparar brownie 

receta brownie
  1. Lo primero que debes hacer es precalentar el horno a 350 °F o 175 °C
  2. Luego derretiremos el chocolate troceado y la mantequilla a baño María. Para el baño María, ponemos al fuego, una cazuela con agua a calentar y, sobre ella, un bol más pequeño pero que no toque el agua. En este bol colocamos el chocolate y la mantequilla y removemos hasta que se derritan ambos ingredientes y se forme una mezcla homogénea y brillante. Reservamos mientras se templa la mezcla. Otra opción, es colocar el bol con los ingredientes en el microondas y darle varios toques de calor de 10 seg. cada uno, removiendo los ingredientes entre cada toque hasta que se derritan por completo y cuidando que no se queme el chocolate . 
  1. En otro recipiente aparte y con la ayuda de unas varillas, mezclamos los huevos, el azúcar y la vainilla.
  2. El siguiente paso es incorporar la mezcla de chocolate y mantequilla que teníamos reservada y que debe estar a temperatura ambiente ya que no queremos que cocine los huevos.
  3. Ahora, incorporamos la harina y el cacao y con la ayuda de una espátula mezclamos con movimientos envolventes hasta lograr una crema homogénea.
  4. Este es el momento de agregar los ingredientes opcionales como las nueces y las chispas de chocolate. Podrías mezclar la mitad de los ingredientes y la otra mitad reservar para el adorno.
  5. Colocamos la mezcla en un molde rectangular previamente engrasado de aproximadamente 20×20 cm. Y si has reservado la mitad de los ingredientes opcionales, debes esparcirlos en forma de lluvia en toda la superficie de la mezcla.
  6. Llevamos al horno por 35 minutos o hasta que al ingresar un palito de madera o un cuchillo, este salga casi seco o con un poco de miga pegada pero no arrastrando masa líquida. No queremos un brownie crudo, pero sí húmedo por dentro. De todos modos al sacarlo del horno, el calor interno lo seguirá cociendo un poco más.
  7. Por último, dejar reposar unos 30 minutos para que temple y desmoldar para cortar y servir. Un brownie que ha perdido el calor del horno se vuelve más crujiente y se intensifica su sabor.

Consejos para una presentación excelente

brownie emplatado perfecto

Ahora, toma nota de los siguientes consejos que te resultará muy útiles, una vez que el brownie está frío y desmoldado:

  • Puedes cortarlo en cuadritos del tamaño que quieras y acompañarlo con tu ingrediente favorito. Para tu comodidad, colócalo sobre una tabla limpia, preferiblemente de uso exclusivo para panes y dulces. 
  • Usa un cuchillo con pequeñas sierras para facilitar el corte en la superficie crujiente. Puedes limpiar el cuchillo con agua tibia entre corte y corte, así cada porción saldrá más limpia.
  • Una forma atractiva de servirlo es rociarlo con jarabe de chocolate oscuro o chocolate blanco para contrastar. También le queda genial adornar con jarabe o sirope de fresas o frambuesa
  • Si lo quieres para una ocasión romántica, la versión de Brownie Bombón es ideal. Comienza cortando el brownie en forma de corazones con la ayuda de un cortador de galletas. Al emplatar, puedes decorar los corazones con una manga pastelera y crema batida o merengue suizo y dulce de leche. Este brownie es genial para celebrar el Día de San Valentín o un aniversario de bodas.
  • Otra forma divertida de servirlo es formando unos Brownie Sándwich. Para armar cada emparedado, usa dos cuadritos de brownies de aproximadamente 1 cm de grosor cada uno. Si el brownie quedó un poco grueso, puedes hacer un corte horizontal para dividirlo.
  • Extiende una capa de helado de tu sabor favorito en uno de los cuadros de brownie por el lado suave. Luego cubre con otro cuadro de brownie, cuidando siempre que la parte crujiente esté visible por ambos lados del sándwich. 
  • Colócalos en una bandeja de galletas envueltos en papel plástico para evitar se desarmen y llévalos al congelador por 30 minutos. Pasado ese tiempo, estarán listos para servir.  ¡A los niños les encantará esta versión!
  • El Brownie Sundae es un clásico, para recrear este plato solo debes colocar un cuadrado de brownie en un tazón. Luego debes colocar una bola de helado de tu sabor favorito encima del brownie o al lado, como prefieras. La combinación tradicional es el helado de vainilla, pero puedes experimentar con otros sabores como chocolate, menta, café, incluso los sabores cítricos también combinan genial.
  • Rocía con salsa de chocolate caliente y espolvorea con cacahuates u otros frutos secos. Recuerda que en la combinación, la creatividad y la imaginación es el límite. Y si te gusta el contraste de temperatura entre el helado y un brownie tibio, entonces puedes darle a este último, un breve toque de calor en el microondas y estará listo.
  • Por otro lado, debes saber que el brownie es un postre que también puedes degustar solo sin más. Y es que esta maravilla de la pastelería es autosuficiente, por su intenso sabor y aroma a chocolate y esa combinación de texturas entre suave y húmedo pero crocante a la vez. 
  • Un maridaje perfecto para esta delicia podría ser un vaso de leche fría o un café gourmet caliente. Pero si prefieres algo más sofisticado y sensual, acompáñalo con un vino tinto a base de Carbernet Sauvignon o Merlot, de seguro te encantará.

Video tutorial de cómo hacer la receta de brownie

Con todos estos consejos ahora podrás hacer un brownie casero, seductor e irresistible que siempre te hará quedar bien en esa ocasión especial. O simplemente para mimar a tus seres queridos un día cualquiera, especialmente si son amantes del chocolate. ¿Te animas a preparar la receta de brownie?

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba