Saltar al contenido

Receta de pollo al horno

Receta de pollo al horno

Esta receta es una de las más sencillas que se te pueden ocurrir. Si te llegó por sorpresa el fin de semana y no tienes la más remota idea de qué preparar para atender a tus amigos, para complacer a tu pareja o para ofrecer a algún familiar que ose visitarte, el pollo asado al horno tradicional es quizá la solución más sencilla, saludable y económica que se te pueda topar por la mente.

Como bien sabrás, cocinar al horno es muy sano. Y eso complementado con que la carne de pollo tiene muy pocas grasas, hace a este platillo el doble de saludable. ¡Qué maravilla!

Ingredientes para hacer un Pollo al Horno

receta de pollo al horno

Para preparar un pollo asado en el horno necesitarás muy pocos ingredientes. Échales un vistazo a todos para tenerlos preparados en tu mesa.

  • Un pollo entero. Indispensable.
  • 1 kg de papas o patatas.
  • 1 o 2 limones.
  • Aceite de oliva.
  • 2 cabezas de ajo.
  • Pimienta negra.
  • Sal.
  • Unas ramitas de perejil.
  • Cubitos (avecrem) de pollo, preferiblemente. (opcional)

Como ves, con estos poquísimos ingredientes bastará para preparar un pollo al horno de la forma tradicional, perfectamente asado para compartir con tus amigos y familiares. Lo puedes hacer con un horno convencional de toda la vida o bien con asadores de pollo como hacen las tiendas de comida rápida. Ahora, pasemos a la preparación.


Receta pollo al horno paso a paso

Es indispensable que lo laves muy bien, quites algunas plumas que pudieran haber quedado, y revises que el interior también esté limpio.

  1. Comienza por pelar las patatas. Lávalas muy bien y córtalas. Las patatas se utilizan para servir de colchón a la hora de hornear el pollo. Por tal motivo, tienes la opción de cortarlas en rodajas o en juliana. Es tu decisión. Nunca debes cortarlas en cuadritos, ya que necesitarías muchísimas patatas para poder rellenar la bandeja de hornear.
  2. Una vez cortadas las patatas, colócalas en la bandeja, de forma que cubran completamente la superficie. Asegúrate de que todas tienen un grosor adecuado, para que no se rompan a la hora de cocinarlas o de servirlas. ¿Vale?
  3. Mientras sigues preparando el pollo, puedes precalentar las patatas en el horno. Para ello, mete la bandeja a 150ºC unos 5-10 minutos. De esa forma conseguirás que se ablanden y tengan un color dorado muy suculento. Claro, este paso es optativo.
  4. Si has decidido utilizar la pastilla de avecrem, viértelo en una olla con 300 ml de agua hirviendo. Con esto conseguirás un buen caldo de pollo que deberás verter sobre la bandeja con las patatas. Da igual que las hayas precalentado o no, el sabor es inigualable si utilizas el caldo de pollo.
  5. Remueve la cáscara de 4 dientes de ajo, exprime el zumo de 2 limones medianos o grandes. Añade una cucharadita de aceite de oliva, una pizca de pimienta negra y unas ramitas de perejil. Todo esto échalo en una batidora (licuadora). Comienza a batir hasta que consigas una mezcla pastosa y homogénea.
  6. Si ya tienes el pollo seco (después de lavarlo), es hora de poner manos a los muslos. La mezcla que has batido debes untarla, con tus manos, por todos los lados del pollo. Lo ideal es que no quede ninguna parte sin esta mezcla. ¡Vamos! Úntale bien.
  7. Listo para hornear. Coloca el pollo sobre las patatas en la bandeja. Sube la temperatura de 150ºC a 180ºC. Déjalo cocinar por 45 minutos.
  8. Una vez cumplido el tiempo, llegó el momento de darle la vuelta al pollo. Al hacerlo, vierte lo que haya quedado en tu licuadora sobre el pollo, y deja cocinar 45 minutos más.
  9. Al cumplir los 45 minutos, tu pollo debe estar listo. Pincha con un tenedor o cuchillo para probar que está bien cocido y jugoso. Si necesitas 10 minutos más, excelente, pero cuidado con no quemarlo.
  10. Ya estás listo. Sirve tu pollo asado al horno tradicional con una guarnición de patatas con caldo y todos comerán, sonreirán y recordarán siempre este momento.

Para guardarlo o bien transportarlo, puedes utilizar envases de aluminio, en Monouso venden estos envases que utilizan las tiendas de comida rápida y los caterings para mantener el calor del pollo y que no se derrame el caldo jugoso. Una manera muy sencilla de que tu pollo siga conservando la calidad de esta receta.

Video de la receta de Pollo al Horno