¿Se puede congelar el queso feta? – La guía completa

El queso feta es un ingrediente popular en la cocina griega y mediterránea. Es una variedad de queso cremoso, salado y ligeramente ácido que disfrutan muchas personas. Desafortunadamente, la vida útil de este queso no es lo suficientemente larga.

¿Se puede congelar el queso feta? Puede congelar el queso feta para extender su vida útil hasta por 3 meses. Si se congela manteniendo todas las condiciones necesarias y se descongela de la forma correcta, la textura y el sabor del queso no sufrirán mucho. El queso feta descongelado se vuelve ligeramente granulado y menos salado, pero sigue siendo agradable en muchos platos.

Lea este artículo para aprender todo sobre la congelación del queso feta y algunos consejos sobre cómo restaurar su perfil de sabor una vez descongelado.

Congelar queso feta: ¿funciona?

La congelación es un método popular y fácil de extender la vida útil de muchos productos, incluido el queso. Mientras que algunos tipos de queso se congelan bien y no cambian sus cualidades cuando se descongelan, otros no son adecuados para conservarse en cámaras frigoríficas.

El queso feta no es el mejor queso para congelar, ya que sufre algunos cambios en cuanto al perfil de sabor y la textura. Sin embargo, tampoco es el peor.

Si prepara, congela y descongela el queso de manera adecuada, podrá hacer un buen uso del queso.

Si está pensando en comprar mucho queso feta y almacenarlo congelándolo, es posible que deba considerar todos los aspectos. Te recomendamos conocer todos los cambios que sufre esta variedad de queso en el congelador y decidir si merece la pena o no.

¿Cómo afecta la congelación al queso feta?

La congelación afecta al queso feta en el sentido de que cambia ligeramente el sabor del queso. Además, al mantenerse en el almacenamiento en frío, el queso feta cambia su consistencia, lo que reduce el círculo de platos en los que puede usarlo.

Así es como la congelación afecta el queso feta.

Cambios en el sabor

El queso feta es una variedad popular de queso griego con un sabor agradablemente picante. También es rico, ligeramente salado y cremoso al mismo tiempo.

Cuando congela queso feta y luego lo descongela, el sabor no es tan intenso ni rico. El queso feta descongelado también es menos salado que antes de congelarse.

Por lo tanto, si está pagando una buena cantidad de dinero por el auténtico queso feta griego y desea disfrutar de su rico sabor, le recomendamos que no lo guarde en el congelador.

Por otro lado, es mejor poner el queso en el congelador y guardarlo para usarlo más adelante en lugar de tirarlo.

Cambios en la textura

En cuanto a la textura, el queso feta congelado y descongelado es generalmente más desmenuzable. Si está usando queso feta desmenuzado, notará menos diferencia una vez que el queso esté descongelado.

El queso feta en ladrillos se conserva en algún tipo de líquido, como agua, salmuera, leche o aceite de oliva. El líquido mantiene el queso suave y cremoso.

Al congelarse, el queso se ve privado de su líquido, lo que hace que se seque un poco. Además, puede haber hasta un 56 % de contenido de agua en el queso feta.

Una vez que el queso está en el almacenamiento en frío, el agua forma cristales de hielo y se produce la separación entre los ingredientes del queso. Esto deja el queso más desmenuzable de lo normal.

Cómo congelar queso feta

El queso feta viene en diferentes formas. Puede comprarlo en bloques o puede comprar queso feta desmenuzado.

Dependiendo del tipo que tengas a mano, el proceso de preparación tiene solo ligeras diferencias. Sin embargo, es el proceso más importante en la congelación del queso feta. Si hace un mal trabajo, su producto se desperdiciará.

Aquí hay guías paso a paso sobre cómo debe congelar el queso feta, ya sea que tenga bloques o se desmorone.

Congelación de feta en bloques

Si eres fanático del auténtico queso feta, probablemente lo estés comprando en los mercados griegos. En estos mercados, el queso se vende en ladrillos bastante grandes en agua salada, es decir, en salmuera.

Aquí se explica cómo almacenar queso feta en el congelador si lo tiene en bloques.

  1. Si su queso feta está en salmuera o en algún otro líquido, cuélelo. El queso feta sin abrir también debe abrirse y retirarse del líquido.
  2. Seque el queso con toallas de papel. No te molestes en quitar todo el líquido, ya que secará el queso por completo.
  3. Divide el queso en porciones. Decide el tamaño de las porciones según los platos que quieras cocinar con queso feta y para cuántas personas vayas a cocinar. Si no sabe qué hacer, es mejor optar por porciones más pequeñas que porciones grandes.
  4. Tiempo para el embalaje. Para almacenar queso feta en el almacenamiento en frío para que se conserve bien, debe prestar atención a cómo lo envasa.

Debe envolver cada trozo de queso feta con una envoltura adhesiva. Esto asegurará que no entre aire al queso y no sufrirá quemaduras por congelación. Coloque las piezas en bolsas de plástico sellables eliminando la mayor cantidad de aire posible.

También puedes cortar el queso en cubos pequeños si lo vas a necesitar. En este caso, coloque los cubos de queso feta en una bolsa de plástico y asegúrese de eliminar todo el aire.

Si por alguna razón desea congelar el queso durante un par de días, no necesita hacer un trabajo tan minucioso. Simplemente ponga el queso en una bolsa de plástico y úselo cuando lo necesite.

Etiquete la bolsa con la fecha y colóquela en un recipiente hermético para mayor protección.

Congelación de queso feta desmenuzado

Feta también se vende desmenuzado. El queso feta desmenuzado es más versátil y, por lo tanto, es el favorito de muchos. Es conveniente para todo tipo de usos, desde cubrir ensaladas hasta usar en el relleno.

Así es como debe preparar y envasar el queso feta desmenuzado para guardarlo en el congelador.

  1. Divida el queso feta desmenuzado en porciones o congélelo todo como una sola porción.
  2. Puede usar el recipiente de plástico en el que viene el queso para guardarlo en el refrigerador. Si lo hace, asegúrese de envolver el recipiente con unas cuantas capas de film transparente.

También puede congelar queso feta desmenuzado en un recipiente hermético o en una bolsa de plástico sellable. Si sabe que el queso permanecerá en el congelador durante unos meses, agregue otra capa de protección en forma de envoltura de plástico.

Agregue un dátil y ponga el queso en el congelador.

¿Cuánto dura el queso feta en el congelador?

El queso feta, como todos los demás productos lácteos, no tiene una vida útil demasiado larga.

Viene con una fecha de caducidad que se puede extender con una semana si el queso está en salmuera y aún no se ha abierto.

El queso feta que se ha abierto y se mantiene sin líquido no durará mucho. Comenzará a ir mal en alrededor de una semana.

El feta abierto en salmuera, por otro lado, se mantendrá durante aproximadamente un mes en el refrigerador conservando sus mejores cualidades. El aceite de oliva también extenderá la vida útil del queso feta hasta por un mes, ya que es un conservante natural.

Almacenar queso feta en el congelador prolongará aún más la vida útil del producto.

El queso feta en el congelador conservará sus mejores cualidades durante aproximadamente un mes. Sin embargo, será bueno usarlo durante 2 a 3 meses.

Tenga en cuenta que qué tan bien se mantendrá el queso en el congelador depende de qué tan bien haya hecho el trabajo al prepararlo y empacarlo para el almacenamiento en frío.

Señales de que el queso feta se ha echado a perder

Incluso si cree que ha logrado proporcionar todas las condiciones adecuadas para que el queso feta se conserve bien, aún puede estropearse por cualquier motivo. Por ello, debes saber detectar los signos que indican que el queso feta se ha echado a perder.

  • Olor agrio. Los productos lácteos suelen tener un olor agrio y desagradable cuando se echan a perder. Ya sea que su queso feta esté recién abierto o congelado y descongelado, asegúrese de que huela justo antes de consumirlo.
  • Moho. Hay tipos de queso que no necesitan ser desechados cuando encuentras una mancha de moho en ellos. Solo cortas esa parte y el resto es bueno para comer.

Con el queso feta, este no es el caso. Es un queso muy blando y el moho se propaga con bastante rapidez a través de él. Por lo tanto, si hay moho en el queso feta, no lo consuma.

Cómo descongelar queso feta

Si hay algo que debe saber sobre la descongelación del queso feta es que no debe descongelarlo en la encimera de la cocina ni en ningún otro lugar a temperatura ambiente.

Si necesita usar queso feta en una receta, transfiéralo del almacenamiento en frío al refrigerador unas horas antes de cocinarlo. El queso puede tardar entre 3 y 12 horas en descongelarse, según el tamaño de los trozos de queso.

Una buena regla general es dejar que el queso se descongele en el refrigerador durante la noche.

Si necesita el queso lo antes posible, existe un método para acelerar el proceso de descongelación.

Saque el queso feta del congelador y póngalo en un recipiente con agua fría. De esta forma, el queso se descongelará en 1 o 2 horas.

Cómo usar queso feta descongelado

A todos les encanta una deliciosa ensalada griega con cremosos cubos de queso feta. queso feta descongelado el queso, sin embargo, puede no ser la mejor opción para esta ensalada o cualquier tipo de ensalada en general.

No hay nada de malo en usarlo en ensaladas. Pero ten en cuenta que el queso puede quedar aguado.

Si decide usar queso feta descongelado para hacer una ensalada, cuele bien el queso e intente hacer una pequeña cantidad primero.

El queso feta previamente congelado funcionará mejor en comidas cocinadas. Aquí hay algunas ideas sobre cómo usar queso feta congelado y descongelado:

  • Derrítelo sobre pasta o puré de papas.
  • Cubra los guisos y guisos con queso feta desmenuzado.
  • Úselo para hacer pizzas junto con el queso mozzarella elástico y derretido.
  • Añádelo a las salsas para cubrir carnes y verduras asadas.
  • Úselo en sopas en puré o simplemente ponga un poco de queso desmenuzado encima para darle más sabor.

El queso feta descongelado se usa mejor dentro de los 3 días.

No intente volver a congelar el queso feta con la expectativa de extender su vida útil aún más. Hacer esto conlleva graves riesgos para la salud, como intoxicación alimentaria.

Consejos para congelar el queso feta

Congelar y descongelar el queso feta altera la textura y el sabor del queso. Sin embargo, hay formas de minimizar estos cambios o restaurar las propiedades de sabor perdidas una vez que el queso se descongela.

Estos son algunos consejos para mejorar su experiencia de congelación de feta.

Consejo # 1: use un sellador al vacío.

Al congelar queso feta desmenuzado o feta cortado en cubos, eliminar el aire de la bolsa de plástico es una tarea relativamente más difícil. Esta forma de congelar queso feta es más preferible si tiene un sellador al vacío.

Este último ciertamente hace un mejor trabajo al eliminar el aire de la bolsa de plástico llena de queso feta desmenuzado o cubos de queso feta. El queso preparado de esta manera está más expuesto al aire, que es difícil de quitar con la mano.

Consejo #2: Mantenga el queso en salmuera

Como ya hemos mencionado, el queso feta descongelado pierde algunas de sus propiedades de sabor, incluida la salinidad. Si le gusta el queso feta que no es salado, puede saber bien para usted.

Pero si desea recuperar la salinidad, mantener el queso feta descongelado en salmuera durante 1-2 horas mejorará el sabor.

Por si no sabes qué es la salmuera, es la solución salada en la que se guarda el queso feta cuando lo compras en las tiendas. Para hacerlo usted mismo, mezcle 2 cucharaditas de sal kosher en 2 tazas de agua.

Consejo # 3: agregue aceite de oliva para un sabor extra

Si no necesitas que el queso descongelado esté salado, otra forma de potenciar su sabor es echarle un poco de aceite de oliva virgen por encima.

El aceite le dará al queso feta un sabor picante. Puede agregar hierbas secas para obtener más matices de sabor.

Consejo #4: Sumergir en agua para reducir la salinidad

Si su queso feta inicialmente estaba muy salado, puede permanecer salado incluso después de congelarlo y descongelarlo. En este caso, la solución es sumergir el queso en agua para equilibrar el sabor.

La leche también se usa para sumergir el queso feta para que el queso sea un poco menos salado y mucho más cremoso.

preguntas relacionadas

¿Se puede congelar la salsa de queso feta?

Las sobras de salsa de queso feta se pueden guardar fácilmente para otra ocasión.

Para hacerlo, vierte la profundidad en un recipiente hermético. Antes de cerrar la tapa, cubra la salsa con una capa de envoltura de plástico para evitar que la superficie de la salsa forme una costra seca.

Envuelva el recipiente con film transparente para asegurarse de que no entre aire en el recipiente.

¿Se puede congelar el queso feta cocido?

Puede congelar de forma segura cualquier plato que contenga queso feta.

Las instrucciones para congelar platos que contienen feta son las mismas que para congelar queso feta fresco. Debe envolverlo con unas cuantas capas de papel plástico y ponerlo en una bolsa de plástico sellable.

Usar papel de aluminio como una capa adicional de protección sobre la envoltura de plástico también es una buena opción.

A continuación: La diferencia entre queso y paneer

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba