¿Se puede congelar la harina? – La ultima guia

Levante la mano si usted es una de esas personas que nunca ha pensado en la vida útil de la harina.

Pero la harina viene con una fecha de caducidad y, a veces, más corta de lo que esperamos. ¿Hay alguna forma de prolongar la vida útil de este ingrediente básico?

¿Se puede congelar la harina? Sí, puedes congelar la harina. La congelación prolonga la vida útil de cada tipo de harina durante unos meses más, conservando sus mejores cualidades. Es el método de almacenamiento recomendado para todo tipo de harinas, especialmente las integrales y las variedades de harinas alternativas más ricas en nutrientes y aceites.

Este artículo es la guía completa para el almacenamiento de harina. Si alguna vez se ha preguntado cuál es el mejor método de almacenamiento para la harina y cuánto durarán las diferentes variedades de harina en el congelador, siga leyendo.

¿Se echa a perder la harina?

Estamos tan acostumbrados a guardar harina en los armarios de la cocina que parece que nos hemos olvidado de que se echa a perder.

Si bien la harina tiene una vida útil prolongada, se estropea. El tiempo que la harina conservará su calidad depende de una variedad de factores.

Lo que hace que la harina se eche a perder es el aire y la humedad. Estos dos factores aceleran el proceso de oxidación de las grasas que conduce al deterioro progresivo de la harina.

Aunque hay una pequeña cantidad de grasa en la harina, es suficiente para que se vuelva rancia si no la almacenas adecuadamente.

Para almacenar la harina para que dure más tiempo, es importante mantenerla alejada de la humedad.

La gota más pequeña de agua puede hacer que un paquete de harina se aglomere y se eche a perder. Por lo tanto, se recomienda no guardar la harina en los envases de papel o cartón en los que viene, ya que puede absorber fácilmente el agua.

Transfiera la harina a un recipiente de vidrio, plástico o metal para asegurarse de que esté libre de humedad y protegido.

Otra cosa de la que debes proteger tu harina son los insectos.

Aquí hay algunas cosas que debe hacer para evitar cualquier interacción con este tipo de invitados en su despensa:

  1. Mantenga limpios los estantes de su despensa.
  2. Guarde la harina en un recipiente herméticamente cerrado.
  3. Guarde la harina en el congelador durante al menos 7 días antes de transferirla a la despensa.

¿Se puede congelar la harina?

Si tiene experiencia con la harina que se estropea sin importar cuánto la mantenga seca y fresca, entonces lo que debe intentar es almacenarla en el congelador.

Puedes congelar la harina. Hacer esto es casi obligatorio para las harinas especiales, ya que tienden a ponerse rancias con bastante rapidez.

Congelar la harina es una manera segura y fácil de prolongar la vida útil de estos ingredientes básicos. Las temperaturas más frías ralentizan el proceso de deterioro de la harina, conservando así sus mejores cualidades durante muchos meses más.

Por qué congelar es la mejor manera de almacenar harina

Si usted es alguien que hornea con frecuencia, es posible que no tenga sentido almacenar su harina en el congelador. Sin embargo, si horneas de vez en cuando y compras un paquete de harina solo para usarla en una receta que has visto en Internet, la congelación es el camino a seguir.

Hay tres razones por las que la congelación es el mejor método para almacenar harina:

No hay insectos en tu harina

La congelación no solo garantiza que no entren plagas en la harina mientras está en la despensa, sino que también mata los huevos que puedan estar allí incluso antes de llevar la harina a casa.

Congelar la harina es la forma más efectiva de deshacerse de cualquier organismo no deseado que la habite.

Vida útil extendida

La congelación prolonga la vida útil de la harina. De lo contrario, caducaría antes de que decidas volver a usarlo.

Las variedades de harina integral y sin gluten, en particular, tienen una vida útil demasiado corta. Teniendo en cuenta los beneficios para la salud de este tipo de harinas, es una pena dejar que se desperdicien manteniéndolas en el armario de la cocina.

No se preocupe por las condiciones de almacenamiento

Por último, pero no menos importante, no tiene que preocuparse por las condiciones en las que almacena la harina.

Cuando se almacena en la despensa o en un gabinete de cocina, debe asegurarse constantemente de que la harina esté a salvo de la humedad. Envasar y almacenar la harina en el congelador correctamente una vez es suficiente para mantenerla segura.

Cómo congelar harina

Congelar la harina es cuestión de minutos ya que es un producto fácil de trabajar. Aquí está cómo congelar la harina:

1. Transfiera la harina de su empaque original a un recipiente hermético. Puede usar un recipiente de plástico o una bolsa de plástico sellable. Los recipientes herméticos son los mejores para evitar que la humedad entre en la harina.

Como no hay humedad en la harina para congelar y volverla sólida, no hay necesidad de congelarla en lotes más pequeños. Simplemente congélela en un recipiente o bolsa cómoda que le permita sacar fácilmente la cantidad deseada cada vez que necesite harina.

2. No deje demasiado espacio en el contenedor. Cuanto menos aire haya en el recipiente, mejor se conservará la harina. En este sentido, las bolsas de plástico son más cómodas de usar, ya que puedes eliminar el exceso de aire de la bolsa una vez que sacas un poco de harina.

3. Etiquete el recipiente con la fecha. Si bien la harina se puede usar unos meses después de su fecha de caducidad, siempre es bueno realizar un seguimiento de la fecha de vencimiento indicada en el empaque.

4. Guarde la harina lejos de alimentos con olor fuerte. Si bien los recipientes bien sellados deben poder evitar que la harina absorba olores, siempre es bueno tomar medidas para garantizar que el producto no cambie ninguna de sus cualidades, incluido el olor.

Nota: No congele la harina en su empaque original aunque aún no lo haya abierto. Los envases de papel atraerán la humedad y toda la harina se desperdiciará.

La única forma de congelar la harina manteniéndola en su empaque original es envolviéndola con múltiples capas de envoltura de plástico.

Sin embargo, esta no es una forma conveniente de almacenar harina, ya que le resultará difícil sacar la cantidad deseada para usar en una receta.

¿Cuánto dura la harina en el congelador?

Almacenar la harina en el congelador extiende significativamente su vida útil. Se recomienda guardar algunas variedades de harina en el congelador tan pronto como abra el paquete.

Si bien casi todos los tipos de harinas tienen algunos meses de vida útil a temperatura ambiente, siempre existe el riesgo de deterioro si no proporciona la temperatura adecuada o si entra humedad en el paquete o recipiente de harina.

Aquí está la vida útil de las variedades de harina populares cuando se almacenan a temperatura ambiente y en el congelador:

Tipo de harinaen la despensaEn el congelador
Harina para todo uso8 meses24 meses
Harina de pan6 meses12 meses
Harina de trigo integral1-3 meses12 meses
harina de centeno1-3 meses4-6 meses
Harina de espelta4-5 meses6-12 meses
Harina de cebada1-2 meses4 meses
Harina de trigo sarraceno3 meses12 meses
Harina de arroz3 meses12 meses
Harina de avena3 meses6 meses
Harina de sorgo1-2 meses4-6 meses
Harina de coco3 meses6-12 meses
harinas de nuez3 meses12 meses

Los períodos de tiempo en la tabla anterior son solo estimaciones aproximadas de cuánto tiempo duran los diferentes tipos de harina en la despensa y en el almacenamiento en frío.

La vida útil de la harina depende de una variedad de factores, incluida la consistencia de los niveles de temperatura y humedad, qué tan bien se empaqueta la harina y la fecha de caducidad indicada en el paquete.

¿Qué tipos de harina se pueden congelar?

Desde la harina normal para todo uso que casi se usa a diario hasta las harinas especiales que caducan con el paquete medio lleno, puede congelarlo todo.

Harinas Refinadas

Las harinas refinadas, como la harina para todo uso, la repostería, la torta y el pan, tienen una vida útil más larga. Elaboradas únicamente a partir del endospermo del grano, estas harinas se muelen finamente y se blanquean.

Hay muy poca humedad en la harina en general. En las harinas refinadas, sin embargo, el contenido de humedad se reduce al mínimo a medida que se eliminan el germen y el salvado que contienen nutrientes y aceites.

Almacenar la harina refinada en un lugar fresco donde no le llegue el agua ni los insectos es suficiente para mantenerla fresca durante meses. Sin embargo, esto puede ser un desafío para usted si hace demasiado calor donde vive.

Entonces, ¿Qué haces? ¡Lo congelas!

Es posible que no sea necesario congelar la harina refinada para aquellos de ustedes que pueden proporcionar fácilmente las condiciones adecuadas para el almacenamiento. Sin embargo, si el clima no es favorable, la congelación lo es.

Mantenga la harina refinada en el congelador para asegurarse de que conserve su mejor calidad durante muchos meses y permanece libre de insectos y humedad hasta que lo termine.

¿Se puede congelar la harina leudante?

La leudante es una harina refinada con una vida útil más corta. Se mantendrá alrededor de 4 a 6 meses en la despensa.

La harina leudante contiene sal y levadura en polvo. Esto último lo hace inadecuado para la congelación.

Si bien no existen riesgos para la salud relacionados con la congelación de la harina con levadura, hacerlo puede generar resultados no deseados cuando decide hornear con harina con levadura previamente congelada.

No se recomienda congelar la harina leudante ya que perderá poco a poco su eficacia. Es posible que el agente leudante, es decir, el polvo de hornear, no funcione tan bien como lo haría antes de congelar la harina.

Puedes congelar la harina leudante. Sin embargo, si decides usarlo después de un tiempo de guardarlo en el congelador, es una buena idea agregar una pequeña cantidad de levadura para asegurarte de que la masa suba.

La harina leudante se mantendrá hasta por 12 meses en el refrigerador o en el congelador si está dispuesto a arriesgar su efectividad.

Harinas Integrales

La vida útil de las harinas integrales es mucho más corta ya que se elaboran con el grano entero. Todas las partes del grano, el salvado, el germen y el endospermo, se muelen.

El salvado y el germen contienen aceites. Esto es lo que hace que las harinas integrales se echen a perder más rápidamente que las harinas refinadas.

Además, como las harinas integrales contienen nutrientes, atraen más plagas. Por lo tanto, congelar harinas integrales es una buena opción no solo para quienes no las usan con frecuencia, sino para todos los cocineros.

En el caso de algunas harinas integrales, como la harina de centeno, la congelación es la única forma recomendada de almacenarlas.

Las harinas integrales de uso común incluyen trigo sarraceno, maíz, centeno, cebada y harinas de espelta.

Harinas Sin Gluten

Las harinas sin gluten incluyen variedades de harina tales como harinas de arroz y nueces, coco, sorgo, maíz y harina de mandioca.

Son excelentes alternativas a la harina normal y pueden reemplazarla fácilmente en todas las tareas de cocina. Sin embargo, hay un inconveniente. La vida útil de algunas variedades de harina sin gluten es más corta que la vida útil de las harinas refinadas.

Las harinas de nueces, incluida una variedad tan utilizada como la harina de almendras, tienen una vida útil de alrededor de tres meses si se almacenan a temperatura ambiente.

Esto es bastante corto y derrochador, considerando que son más caros que las variedades de harina refinada y es posible que no los use con tanta frecuencia.

Cómo usar harina congelada

Antes de usar harina congelada, es importante sacarla del congelador y dejarla a temperatura ambiente por un tiempo. Una vez que lleve la harina a temperatura ambiente, continúe y utilícela para sus productos horneados favoritos.

La congelación de la harina no afecta sus cualidades si la dejas «volver a la vida» antes de usarla. Si usa harina fría para hornear, su producto horneado no se levantará. También pueden resultar pesados ​​y gomosos.

Si tiene la harina almacenada en una bolsa más grande o en un recipiente, vierta un poco en una bandeja para hornear y extiéndala en una capa delgada. De esta manera la harina se calentará mucho más rápido.

En cualquier caso, saca la harina del congelador una hora antes de hornearla para asegurarte de que esté lista para usar cuando la mezcles con otros ingredientes.

La única excepción cuando se recomienda usar harina congelada es cuando está haciendo masas para pasteles. Algunos panaderos están de acuerdo en que la harina directamente del congelador es la masa perfecta para una corteza hojaldrada.

Nota: No saques todo el recipiente o la bolsa del congelador y lo dejes en la encimera mientras decides cuánta harina necesitarás para tu receta. Congelar y descongelar la harina varias veces hará que se eche a perder.

Los cambios de temperatura crearán una humedad que es lo peor que le puede pasar a la harina.

Cómo saber si la harina se ha echado a perder

Si bien la congelación es una forma eficiente de preservar la calidad de la harina y prolongar su vida útil, aún puede estropearse. Por lo tanto, siempre recomendamos que inspeccione de cerca la harina antes de usarla, ya sea que la haya estado guardando en un gabinete o en el congelador.

Lo principal para delatar la harina mala es el olor. La harina generalmente no huele a nada, a menos que sea una harina de nuez que tenga un olor característico a nuez. Si su harina huele rancia y rancia, se ha echado a perder.

Los cambios de color también indican que la harina ya no es buena para usar. Esto es más fácil de detectar con harina blanca.

Por último, los grumos en la harina también son un indicador de que está estropeada. En caso de harina congelada o refrigerada, deje que alcance la temperatura ambiente antes de verificar si hay grumos.

¿Qué pasa si usa harina en mal estado?

Usar harina rancia no implica ningún riesgo para la salud. Aunque la estructura de las moléculas de la harina cambia cuando se vuelve rancia, no te pasará nada grave si comes alimentos preparados con harina rancia. El sabor, sin embargo, será desagradable.

La harina que tiene moho, por otro lado, debe desecharse de inmediato, ya que consumir alimentos elaborados con ella puede causar problemas de salud. Los productos con moho no solo contienen bacterias, sino también sustancias peligrosas que provocan una serie de problemas.

Cómo almacenar grandes cantidades de harina

Abastecerse de harina blanca siempre es una buena idea, ya que es un alimento básico para cocinar que siempre necesitará. Sin embargo, no almacenarlo correctamente puede hacer que su producto se desperdicie.

Si vive en un clima más cálido donde es difícil proporcionar las condiciones necesarias para productos como la harina, abastecerse puede ser un poco arriesgado.

La congelación es sin duda un método ideal que asegura que su harina esté libre de insectos y en buenas condiciones. Pero cuando se trata de grandes cantidades de harina, este método de almacenamiento no es práctico.

Entonces, ¿cómo almacenar grandes cantidades de harina? Esto es lo que debe hacer:

  1. Consigue una cubeta grande de calidad alimentaria con tapa de rosca.
  2. Límpielo adecuadamente y séquelo asegurándose de que no quede humedad en el balde.
  3. Verifique la harina antes de transferirla al recipiente.
  4. Llena el recipiente con harina y cierra bien la tapa. Asegúrate de dejar el menor espacio posible en el recipiente.
  5. Etiquete el recipiente con la fecha y el tipo de harina.
  6. Coloque el recipiente en un estante o en algún lugar por encima del suelo.
  7. Limpie el estante de vez en cuando y compruebe si hay humedad.
  8. Mantenga la temperatura ambiente entre 40 y 70 °F.

Almacenamiento de harina en bolsas de mylar

No es un secreto que las bolsas de Mylar son la mejor opción para el almacenamiento a largo plazo cuando se trata de productos como harina o granos. El uso de bolsas de Mylar para almacenar harina a granel puede prolongar la vida útil de su producto hasta 25 años.

Aquí se explica cómo almacenar harina en bolsas de mylar:

  1. Mide 120 gramos de harina por cada bolsa de Mylar. Aquí hay una bolsa de Mylar que funcionaría perfectamente para este propósito.
  2. Retire todo el aire que pueda de la bolsa para que quede hermética.
  3. Selle las bolsas y colóquelas en un balde apto para uso alimentario limpio y seco. Sella bien el recipiente.
  4. Use absorbentes de oxígeno para mantener la calidad de la harina. Si va a utilizar la harina en los próximos meses, no se necesitan absorbedores de oxígeno. Sin embargo, para el almacenamiento a largo plazo, son esenciales ya que la humedad es el enemigo número uno de la harina. Use absorbedores de oxígeno de hasta 300 cc para un balde lleno de harina.
  5. Coloque el balde con las bolsas de harina en una habitación fresca y oscura de su casa. Trate de almacenar el cubo en algún lugar por encima del suelo. También puedes guardar harina en la despensa. Sin embargo, la temperatura en la braga debe estar por debajo de los 70 °F.

Este método de almacenamiento de harina a largo plazo es muy conveniente ya que puedes abrir el balde y sacar una bolsa de harina cada vez que la necesites.

Puede sustituir las bolsas de Mylar por bolsas de plástico sellables. En este caso, sin embargo, la vida útil prolongada de más de dos décadas no está garantizada, ya que las bolsas de plástico no son tan duraderas.

Lo que debe saber antes de almacenar grandes cantidades de harina

  • Al almacenar harina, el recipiente que use es de primordial importancia. No almacene la harina en su empaque inicial a menos que la vaya a usar en breve.
  • Evite almacenar la harina en recipientes de plástico normales. Elija un recipiente de plástico resistente con una tapa que cierre herméticamente. Esto asegurará que no entren insectos en la harina. Los recipientes de vidrio o metal también funcionarán siempre que sean herméticos. Las tapas herméticas evitan que la harina absorba olores o humedad.
  • Mantenga la habitación donde almacena la harina fría y oscura. Como ya hemos mencionado, hay pequeñas cantidades de grasas en todas las variedades de harina. Las grasas en la harina se estropean cuando se exponen a la luz. Esta es la razón por la que la harina almacenada en un lugar cerrado conserva sus cualidades durante mucho más tiempo.
  • Si desea abastecerse de harina blanca pero no quiere gastar tiempo y esfuerzo en almacenarla adecuadamente, compre harina en recipientes de almacenamiento a largo plazo. Son envases metálicos con una caducidad de hasta 10 años.

¿Se puede congelar la harina?

Puedes congelar la harina. Hacer esto es casi obligatorio para las harinas especiales, ya que tienden a ponerse rancias con bastante rapidez.

¿Qué tipos de harina se pueden congelar?

Las harinas refinadas, integrales y sin gluten pueden ser congeladas.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba