Saltar al contenido

Tapas fáciles para este finde

Los fines de semana queremos descansar o pasar un rato ameno en compañía de algunos amigos, por lo que no tienes el tiempo ni las ganas de cocinar. 

Sin embargo, de vez en cuando entran ganas de comernos algo especial, por lo que las tapas fáciles son tu opción perfecta.

Las tapas son divinos abrebocas que se comen fríos o calientes. Por tradición, las comemos con las manos y se terminan en un par de bocados.

Son preparaciones sencillas y rápidas de realizar. Se pueden acompañar con las bebidas que desees: vinos, jugos, cervezas y hasta gaseosas.

En este artículo, encontrarás tapas preparadas con mariscos, quesos, embutidos y carnes, para los gustos de todos y estimular sus paladares.

La idea es que conozcas el mundo de sabores que tienes a tu disposición, te abras a comer tapas distintas a las que siempre pides y rompas con la monotonía.

Rollitos de espárragos con jamón y queso

Rollitos de espárragos con jamón y queso

Para esta receta debes extender una lonja de jamón sobre una de queso y envolver el espárrago, de forma que se forme un pequeño rollo de sabor. 

Se le coloca un palillo para evitar que el rollito se abra y se colocan en una bandeja para meterlos al horno por 15 minutos a una temperatura baja para que el queso se derrita, pero no hasta quedar hecho nada.

Es una preparación que sólo toma unos 20 minutos y cuyo sabor les encanta a todos.

Tostadas de lomo de cerdo y alioli

Tostadas de lomo de cerdo y alioli

Para empezar, debes tostar unas rebanadas de pan hasta que estén bien doradas.

Mientras tanto, ve cocinando el lomo de cerdo en una sartén. ¿Punto de cocción y estilo? Pues a tu gusto.

Para emplatar, coloca la tostada en el plato y encima, el lomo de cerdo. Luego, coloca un poco de alioli sobre el lomo e inserta un palillo para comerlo con facilidad.

Patatas a la griega

Patatas a la griega

En un envase que puedas colocar dentro del horno, haz una mezcla de aceite de oliva con ajos, orégano y jugo de limón. Déjalo descansar por media hora.

Cuando haya terminado de reposar la mezcla, corta las patatas en cuadros grandes y sumérgelas en el recipiente con el aceite.

Mete el envase en el horno por unos 45 minutos hasta que tengan una textura suave. Mientras se cocinan, gíralas cada 20 minutos para que todas estén cubiertas con el aceite.

Sirve en el envase de tu preferencia y decora con algunas hojitas de orégano fresco para darle una presentación minimalista, ya que el plato habla por sí mismo.

Tostadas de atún y salmorejo

Tostadas de atún y salmorejo

Añade aceite de oliva en una sartén y pon a cocinar los filetes de atún hasta que se comiencen a dorar.

Al mismo tiempo, ve colocando las rebanadas de pan a tostar.

Para emplatar, hay que cortar los filetes de atún según el tamaño de la tostada y agrega un poco de salmorejo sobre el atún.

Pinchos de salmón y vegetales

Pinchos de salmón y vegetales

Corta el salmón en pequeños cubos de cinco centímetros y deja que se cocinen en una sartén con aceite de oliva, un poco de ajo y eneldo hasta que se doren.

Cuando el salmón esté listo, retíralo del fuego y comienza a cortar los vegetales. Pica el calabacín en rodajas del mismo grosor y la cebolla en pequeños pedazos.

En el mismo aceite en el que hiciste el salmón, cocina las verduras picadas. Cuando estén listas, prepara los pinchos intercalando un trozo de salmón con los vegetales picados.

Para acompañar estos pinchos puedes utilizar salsas como mayonesa o preparar una salsa de yogurt.

Nidos de patatas fritas

Nidos de patatas fritas

Tienes que pelar las patatas, lavarlas para eliminar la suciedad y rallarlas. Cuando hayas terminado de rallar, agrégale sal.

Salamos la patata rallada y opcionalmente añadiremos especias al gusto. Si le agregas tomillo y orégano verás a los dioses.

En un colador grande, coloca la papa rallada y presiónala con un colador pequeño o una cuchara. Luego, sumerge en aceite muy caliente para que se cocine.

Cuando esté dorada y crujiente sácalas del aceite. Espera que las cestas se enfríen un poco para desmoldarlas. Déjalas reposar sobre papel absorbente.

Puedes rellenar las cestas de patatas con los ingredientes que desees. Los más utilizados suelen ser huevos de codorniz fritos, pimientos verdes o jamón ibérico.

Rollitos de carpaccio de ternera

Rollitos de carpaccio de ternera

Esta receta consiste en estirar láminas de carpaccio de ternera y en el centro se le coloca hojas de rúcula, queso parmesano rallado y dátiles.

Para terminar, rocía con un chorrito de aceite de oliva, sal y pimienta. Para cerrar el rollito, utiliza un palillo de madera.

Bocaditos de queso de cabra y sésamo

Bocaditos de queso de cabra y sésamo

Primero debes colocar semillas de sésamo en una sartén con azúcar y agua.

Tiene que estar a fuego medio. Remueve con constancia para evitar que las semillas se quemen. Apaga cuando el azúcar se haya vuelto caramelo.

Coloca las semillas extendidas sobre un papel vegetal para que se enfríe. Si están pegadas cuando ya están frías, se separan con ayuda de un rodillo.

En un envase hondo, une queso de cabra con queso crema y revuelve con un batidor manual hasta que no queden grumos. Luego, agrega miel y mezcla de nuevo. Guarda esta mezcla en el frigorífico por una hora.

Cuando haya pasado el tiempo, saca la masa y haz pequeñas bolas de masa.

Luego, pásalas sobre las semillas de sésamo hasta que queden totalmente cubiertas.

Para darle mayor consistencia a los bocaditos, guárdalos en el frigorífico hasta que los vayas a comer.

Tarta de tomate y queso

Tarta de tomate y queso

Primero debes precalentar el horno a 200º C.

Corta rodajas de tomate y cebolla. Colócalas en un bol para añadirle aceite de oliva, sal, azúcar y pimienta.

Estira masa de hojaldre y colócala en una bandeja engrasada con un poco de aceite de oliva. Sobre la masa, coloca la mezcla de tomate y cebolla, de forma que quede sin ocupar un centímetro de los bordes.

Añade el queso por toda la tarta. El que mejor combina con esta receta es el queso de cabra.

Inserta la tarta en el horno durante media hora o cuando veas que la masa está dorada.

Saca del horno y espera que se enfríe. Al servirla, esparce salsa pesto al gusto del consumidor.

Rollitos de crepes

Rollitos de crepes

Para hacer la mezcla de las crepes, en un envase: coloca un huevo, leche, sal, aceite de oliva, agua y un toque de pimienta.

A continuación, agrega la harina y mezcla bien para que no queden grumos. Deja en el frigorífico durante media hora.

Engrasa una sartén con un poco de aceite de oliva y vierte 60 ml de mezcla cada vez que vayas a cocinar las crepes. Así te aseguras que salgan delgadas.

Cuando estén listas, colócalas en un plato. Tápalas con un paño de cocina seco.

Para ofrecer una opción salada, unta las crepes con queso crema y coloca una loncha del embutido de tu preferencia. Enrolla cada crepe con cuidado y cubre con papel film. Déjalo en el frigorífico, al menos, por media hora.

Cuando haya pasado el tiempo, saca los rollitos y córtalos con cuidado. 

Salpicón de pulpo

Salpicón de pulpo

Cocina el pulpo en una olla con agua hirviendo por treinta minutos, apaga la llama y deja que repose en el agua por veinte minutos más.

Escurre el agua y corta el pulpo con ayuda de unas tijeras de cocina.

Coloca el pulpo cortado en un envase. Agrega un diente de ajo troceado, una cebolla picada y cebolleta en pequeños trozos.

Para terminar esta ensalada, rocía con aceite de oliva y un toque de vinagre. También puedes agregar un poco de perejil y pimentón para darle más sabor.

Deja reposar en el frigorífico y retírala media hora antes de degustarla. Acompaña con rebanadas de pan.

Langostinos empanados

Langostinos empanados

Los langostinos tienen que ser empanizados con copos de maíz, por lo que debes triturarlos con ayuda de un robot de cocina. Mezcla con un poco de pan rallado para después empanizar los langostinos.

Quítale la cabeza a los langostinos y límpialos sólo dejando la cola. Recuerda quitar el intestino, esa delgada vena negra que recorre el lomo del animal.

Inserta los langostinos en palillos de madera para que no se encojan cuando los pongas a freír. Sazona con sal y una pizca de pimienta.

Pasa los langostinos por el huevo batido y la mezcla para empanizar. Ponlos a freír en aceite muy caliente. Son de rápida cocción, no los descuides o estarán destinados a quemarse.

Cuando estén listos, ponlos a escurrir en papel absorbente y sirve para comer al instante. Si quedan algunos langostinos, guárdalos sin freír en el refrigerador.

Patatas con mejillones

Patatas con mejillones

Pon a hervir las patatas con su piel hasta que estén suaves, lo que tardará un aproximado de 20 minutos.

Retira las papas y quítales la piel para luego cortarlas en trozos pequeños, y colócalas en un envase.

Abre una lata de mejillones en escabeche y vierte el caldo de la lata sobre las papas. También añade cebolleta picada, perejil, aceite de oliva y sal.

Como las papas siguen calientes, van a absorber todos los sabores de los ingredientes que se le añadieron.

Por último, coloca los mejillones en las patatas y refrigera hasta que lo vayas a comer.

Guacamole

Guacamole

Corta en pequeños trozos la cebolla, el tomate, el pimiento verde y colócalo en un recipiente. Pica el cilantro en pedacitos sin abusar con la cantidad que le vas a agregar al guacamole.

Aparta la piel a los aguacates, retira el hueso y aplasta la pulpa en un plato con ayuda de un tenedor. Cuando hayas terminado, agrega un poco de jugo de lima.

En un envase grande, coloca el aguacate triturado, tomate picado, la cebolla en trozos, el pimiento picado, cilantro y un poco de sal. Mezcla hasta que todo quede unificado y sin grumos.

Antes de servir, prueba el guacamole y colócale un poco de sal si es necesario.