Saltar al contenido

Tarta de naranja sin horno para chuparse los dedos

Tarta de naranja sin horno para chuparse los dedos

La tarta de naranja es una receta que sorprende a cualquiera, por dos razones: por su cremosidad, también por el equilibrio perfecto entre acidez y dulzura.

En esta oportunidad, te presentamos una forma de hacer la receta de naranja sin horno, por lo que no tardarás en prepararla y esperar para servirla.

Con esta pequeña guía y sencillos pasos, descubre cómo hacer tarta de naranja sin horno, un postre delicioso y digno de estar presente en cualquier menú.

Ingredientes para hacer pastel de naranja sin horno

El pastel de naranja es una receta que tiene base, relleno y cubierta. Suena complicado, pero créeme que no lo es.

Para la preparación de la base de la tarta de naranja, necesitas: Un cuarto de kilo de bizcocho, 150 mililitros de nata para montar, 150 gramos de chocolate para postres y papel para hornear.

Con estos ingredientes tendrás la mezcla suficiente para preparar una tarta en un molde de 25 centímetros de diámetro y unos 5 cm de alto. 

Como truco adelantado, te aconsejo contar con una tira de papel de acetato que cubra todo el borde de la tarta y tenga unos 7 centímetros de alto. Te será muy útil al momento de armar tu postre.

¿Qué necesitas para el relleno?

Esta deliciosa tarta de naranja se caracteriza por tener un relleno cremoso.

Para prepararlo necesitas ocho hojas de gelatina sin sabor, medio kilo de queso mascarpone, 500 mililitros de nata para montar, 180 gramos de azúcar, 180 mililitros de zumo de limón sin pulpa y ralladura de naranja.

Ingredientes cobertura de la tarta de naranja

Por último, la cubierta de la tarta. El detalle más importante para garantizar una presentación digna de mostrador.

La cobertura se prepara con dos hojas de gelatina sin sabor, un cuarto de litro de zumo de naranja colado y 50 gramos de azúcar.

Cómo hacer tarta de naranja

Con todos los ingredientes en casa, llega el momento de comenzar a trabajar en nuestra tarta de naranja sin horno.

Empezaremos con la base. Toma una cazuela y vierte los 150 mililitros de nata para montar, llévala a la cocina, sin desatender hasta que comience a hervir. 

Al tener la nata hirviendo, agrega el chocolate para postres y remueve hasta obtener una mezcla homogénea. Reserva hasta que se enfríe.

Mientras esperas que la mezcla de nata y chocolate baje su temperatura, coge el bizcocho y desmenúzalo en un bol hasta obtener migas muy finas.

Añade la mezcla de la nata sobre las migas del bizcocho y remueve con ayuda de una espátula. De esta manera, integrarás todos los ingredientes y obtendrás una masa.

Coloca el papel para horno en la base del molde que vas a utilizar y el papel de acetato en las paredes. Vierte la masa de bizcocho y nata en el molde.

Con ayuda de una espátula o lengua, esparce la mezcla hasta que quede uniforme.

Lleva al frigorífico y refrigera mientras preparas el relleno de tu tarta de naranja.

Paso a paso para hacer el relleno

Paso a paso para hacer el relleno

Para comenzar con el relleno, toma un bol y remoja las ocho hojas de gelatina sin sabor en agua fría. 

Coge una cazuela, colócala a fuego medio y vierte el zumo de naranja -sin pulpa- junto a los 180 gramos de azúcar. Mezcla hasta que el azúcar se derrita y apaga la llama.

Una vez hidratada la gelatina, añádela a la cazuela con el zumo de naranja y mezcla. Sirve en un bol y deja enfriar hasta que llegue a temperatura ambiente.

En otro bol, sirve la nata para montar -importante que esté fría- y mezclala con una batidora eléctrica hasta que esté semimontada. Reserva para continuar la receta.

Toma un recipiente grande, agrega la ralladura de naranja y el queso mascarpone. Mezcla con la batidora eléctrica hasta que esté cremosa.

Incorpora la mezcla de zumo de naranja, azúcar y gelatina con el queso mascarpone, batiendo hasta tener una crema homogénea. Por último, añade la nata semimontada y mezcla con una espátula para mantener la cremosidad.

En este último paso, mezcla con movimientos envolventes para que no se pierda todo el aire que incorporaste a la nata.

Sirve la mezcla sobre el bizcocho que tenías reservado, utiliza una espátula para esparcirla hasta tocar los bordes del papel de acetato y lleva al refrigerador durante un par de horas para que tome consistencia.

Procedimiento para la cobertura

Procedimiento para la cobertura

Por último, es momento de preparar la cobertura de la tarta de naranja.

Comenzamos con el proceso de hidratación de las hojas de gelatina. Para ello, tienes que remojarlas en un bol con agua fría durante cinco minutos, sácala del agua y reserva.

Coge un cazo pequeño, agrega el zumo de naranja junto al azúcar y ponla a fuego medio en tu cocina. Mezcla hasta que el azúcar se disuelva y retírala del fuego.

Añade la gelatina hidratada al cazo, mezcla y sirve en un recipiente para dejarla enfriar.

Cuando la cobertura de la tarta de naranja tenga cuerpo firme, sirve esta última mezcla sobre el relleno y deja refrigerar durante dos horas o un día completo para que se solidifique.

Para terminar, desmolda tu tarta, retira con cuidado el papel de acetato que bordea a la tarta y decora colocando algunas rodajas de naranja sobre ella.