Saltar al contenido

Tortellini de queso y espinacas

Hoy os traemos una receta que les encantará a los amantes de la buena pasta, es una receta casera, es decir, con ingredientes naturales y hechos de forma manual, como la pasta que utilizaremos. Sin más dilación, ¡Vamos con la receta!

Ingredientes para los tortellini:

400 gr harina de trigo

4 huevos medianos (200 gramos mas o menos)

1 cucharadita de sal

aceite de oliva

1 y 1/2 litro de agua

15 gr Sal

Para el relleno utilizaremos:

200gr de espinacas

2 cucharadas de aceite de oliva

200 gramos de queso ricotta o requesón

100 gramos de queso parmesano

1 cucharadas de Harina

Opcional: Sal y pimienta.

Empezaremos a cocinar las espinacas, para ello, previamente deberemos cocerlas. En el caso de que sean congelados no haría falta cocerlas, echamos directamente las espinacas en una sartén anti adherente, colocamos un poco de aceite de oliva y salteamos durante unos minutos a fuego medio, hasta que nos quede como una pasta.

Continuamos colocando un bol en el que echaremos las espinacas y dejaremos enfriar, mientras nos ponemos manos a la obra con la pasta. Se dejan enfriar para que las espinacas no derritan el queso.

¿Cómo hacer la pasta de los Tortellini?

Para hacer la pasta, colocaremos harina, huevo y sal. Ponemos en una base la harina, vamos haciendo la forma de un volcán para poder introducir el huevo y la sal.

En una punta introducimos la sal, y ponemos lo huevos en el medio. La proporción que se usa es 100 gramos de harina por 50 gramos de huevo.

Con un tenedor batimos los huevos dentro de la harina y vamos mezclando poco a poco con la misma harina del volcán hasta que tengamos una masa homogénea, espesa y consistente. La harina que tenemos en la mesa también se debe de mezclar con la masa, podemos ayudarnos con una espátula o cualquier utensilio que creas que es útil.

Una vez tengamos la masa vamos amasando con fuerzar y si queremos le ponemos un poco de aceite de oliva, es opcional, pero le da un toque buenísimo.

Una vez tengamos la masa, se cubre y se tapa y la dejamos reposar en la nevera durante treinta minutos. Para que no se reseque.

Nos pasamos al relleno, utilizaremos dos quesos, ricotta y parmesano. Podemos mezclarlo a mano, aunque lo desaconsejo, es preferible utilizar la batidora o trituradora, que mezcla muchisimo mejor, con diferencia.

Una vez tenemos el queso, en un bol los introducimos y los mezclamos con las espinacas, esto se puede hacer mejor con las manos. Podemos echar un poco de harina para poder hacer las bolitas mejor.

Volvemos con la pasta, una vez tengamos la masa, deberemos estirarla con el rodillo para poderla hacer lo más fina posible, tranquilos y tranquilas que no se romperá.

Para ello, esparcimos un poco de harina y empezamos a estirar. Es aconsejable dividir la masa para que nos resulte más fácil.

Cuando ya tengamos la masa estirada, ponemos el relleno de queso y espinacas en cada cuadrante y con un pincel y un poco de agua pintamos las esquinas para poder cerrarlas más fácil.

El siguiente paso es quizá el más laborioso, debemos darle la forma a los tortellini, para ello, presionamos en las esquinas para que no se escape la mezcla y juntamos dos esquinas. No pasa nada si no te sale a la primera, puedes reajustar.

Una vez los tenemos, deberemos cocer los tortellini, ya que es pasta fresca. Por cada 100 gramos de tortellini, ponemos 1 litro de agua y echamos 10 gramos de sal.

Cuando los tortellini floten, sabremos cuando están para sacar. Podemos acompañarlo de champiñones y de salsas que nos gusten.

Os dejamos un vídeo por si os queda alguna duda: